Vivir como reina y gastar como plebeya

Los 'millennials', ¿la promesa del futuro?

Los millennials son la promesa de un mundo mejor. O por lo menos eso dicen.

Estos jóvenes de entre 21 y 34 años de edad, dicen que acabarán con la desigualdad de género. El 97 por ciento dice que lo van a lograr, aunque se tarden 20 años, según ManpowerGroup. Los hombres y mujeres ganarán lo mismo para 2036, creen.

También trabajarán en empresas éticas. El 49 por ciento de los millennials ha rechazado proyectos laborales porque entran en conflicto con sus valores, según Deloitte. Y esto abarca más... pues datos de Axa Seguros revelan que 44 por ciento eligió su profesión o empleo basado en su ética profesional.

Un dato más: nueve de cada diez millennials creen que "el éxito de una empresa debe medirse en más términos que solo sus resultados financieros", según The Deloitte Millenial Survey 2016.

Hasta donde vamos, todo suena genial. Equidad de género, empleos éticos y valores en el ámbito laboral.

Aquí introduzco el tema de las finanzas personales. Pues mientras cuidan su ética y la equidad de género tienen en promedio cuatro dispositivos móviles, según IAB México y Millward Brown. Uno de cada tres tiene cuentas sobregiradas o frágiles, según PwC. Y, como les gusta el concepto de movilidad, como me dijo Martha Barroso, directora de Business Units Support para ManpowerGroup, prefieren rentar que comprar bienes inmuebles.

Los millennials piensan en la inmediatez, me explicó Martha. No es que el futuro no les preocupe, solo que antes de pensar en eso está su calidad de vida hoy.

Por eso han conseguido reducir la brecha salarial y son quienes empujan por los horarios flexibles y trabajo por resultados. "Luchan por un desarrollo profesional, más que el salarial", me dijo Martha, y luego añadió: "Son más autosuficientes que otras generaciones y tienen menos apego". Esta falta de apego viene de tener dos padres trabajadores y ocupados, y los coloca en la posición de ser más globales y no tener miedo a vivir lejos del núcleo familiar.

Al reflexionar sobre lo que platiqué con Martha de Manpower se me ocurrió que quizá la diferencia está en cómo percibimos la idea de creación de patrimonio.

Si bien siempre he dicho que la característica clave del tema de finanzas personales es que son personales, creo que el concepto de unas finanzas sanas está basado en lo que eso quiere decir para la Generación X o los Baby Boomers.

Para ellos, su meta es crear patrimonio. Por eso compran bienes inmuebles y crean cuentas de inversión.

Quizá los millenials también cuestionan eso. "Nadie está peleado con el dinero", me dijo Martha, pero la pregunta es ¿cuánto quiero/necesito/me da tranquilidad? La respuesta de un millennial será distinta a la del resto.

Ellos se preguntan, ¿qué vale más: ganar mucho o tener calidad de vida? Y probablemente por estirar esas ligas y esos parámetros es que puedan lograr ese mundo del que hablan hoy.


Twitter: @vivircomoreina