Vivir como reina y gastar como plebeya

El empeño navideño

El negocio prendario es un crédito utilizado por 67 por ciento de los mexicanos, por lo menos una vez al año, me dijo Rafael Mondragón, director general de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre).

En diciembre y enero más mexicanos empeñan para conseguir dinero y festejar la temporada o adquirir bienes de segundo uso que otros dejaron.

En México existen cinco mil 980 establecimientos prendarios, 577 de ellos, supervisados por la Condusef, y 18 por ciento operados por empresas extranjeras. La Amespre agrupa mil 954 sucursales de 18 marcas comerciales. En total en México existen 454 marcas.

Los mexicanos, de todos los niveles socioeconómicos, empeñan, un ejemplo es Morton Empeños, de la casa de subastas López Morton, para obras de arte. El mercado es grande. Solo la Amespre otorgó en 2015 alrededor de 43.1 millones de préstamos, equivalente a 41 mil millones de pesos.

Pero no es un sector sin riesgos. El principal es la percepción pública negativa que se tiene del empeño, me dijo Jerry Whitehead, CEO y consultor líder de Pawnshop Consulting Group. “Se asocia con lo criminal, productos robados y hasta lavado de dinero”. El gremio en México lucha contra esto al dar sus 170 mil créditos diarios. Con los celulares revisan los códigos IMEI, a los autos se les coloca un GPS para no solo saber dónde está, sino que no se trate de empeñar en otra empresa. También adoptan, poco a poco, más tecnología, como la tienda en línea de Nacional Monte de Piedad.

“La oportunidad del sector en México es enorme”, dijo Whitehead. Hay crecimiento, hay dinero público interesado, y existe una conversación entre el gremio y los reguladores para establecer un marco que funcione, dé certeza y compruebe el peso del sector.

Si va a empeñar en esta temporada asegúrese de que la empresa es seria y haga un plan de pagos para regresar por su prenda lo antes posible. Pregunte por el costo del crédito y compare opciones.

Twitter: @vivircomoreina