Vivir como reina y gastar como plebeya

Tu dinero vale menos que ayer

En México, solo tres de cada 10 invertimos. Esto, revelado por la Encuesta Nacional de Finanzas Digitales, realizada por Piggo, una plataforma digital para ahorrar e invertir, quiere decir que el dinero de siete de cada 10 mexicanos está perdiendo su valor.

La inflación, por más baja que sea —el pasado octubre cerró en 2.48 por ciento anual, otro mínimo histórico— afecta el valor del dinero si éste está sentado en un sobre dentro de un libro.

Así es como está la mayor parte del dinero de los mexicanos, guardado en casa. Este dinero no va a servir para conseguir los sueños de nadie.

Según esa encuesta, hay tres razones por las que en México no invertimos:

1.Creemos que invertir es para ricos.

2.Creemos que invertir es para los iniciados (como si fuera un clan).

3.Creemos que invertir implica riesgo.

Rompamos estos tres mitos.

Invertir no es para ricos. Lo puedes hacer desde mil pesos en fondos de inversión o 50 en la Afore.

No es para iniciados, porque todos queremos lo mejor para nuestro dinero y sabemos sumar. La información existe y podemos encontrar asesoría a un click de la computadora, en libros, talleres, videos o hasta por teléfono. Si te interesa hacer que tu dinero crezca, encontrarás la información correcta para tomar decisiones informadas.

Finalmente, el riesgo en las inversiones es relativo y depende de si estableces una estrategia correcta de inversión.

Mientras sepas qué quieres, para cuándo y busques una institución seria, tu dinero no corre más riesgo que el que conocerás al invertirlo. Piensa que tu dinero de hoy, sin trabajar, no te va a alcanzar mañana. ¿Por qué no ponerlo a trabajar?

Veamos cómo invertimos 30 por ciento.

La inversión favorita es el bien inmueble y el negocio. En estos activos que percibimos tangibles —al final al ladrillo y a la tienda los podemos tocar— sí confiamos.

Incluso, no vemos que en ellos también hay implícito un riesgo.

No muchos se salvan de un negocio quebrado o de un inquilino que al dejar tu bien inmueble se lleva hasta las chapas de las puertas.

Olvidamos que existen otros recursos para invertir en negocios como en el formado de crowdfunding.

O instrumentos para invertir en ladrillos sin tener que ser dueño de ellos como los fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibra), que este año, por cierto, ya superaron al volumen de operaciones de fusiones y adquisiciones de todo 2014.

Nuestro proceso de inversión sigue siendo cauto.

Solo 2 por ciento está en fondos de inversión, donde hay poco menos de 2 billones de pesos en activos bajo manejo y es un sector que crece 10 por ciento anual.

En fin, no importa que seis de cada 10 mexicanos ahorremos si no damos el paso a invertir.

Incluso los invito a pensar, ¿qué es más riesgoso: dar el salto a ser inversionista o ser pasivo y dejar al dinero perder valor día con
día?


Twitter: @vivircomoreina