Vivir como reina y gastar como plebeya

El consejo de mi abuela

Las cuestiones de dinero se aprenden en casa. Si tus padres sufrieron de dinero, algo habrás aprendido de ello. Quizá sufras igual, o —por verlos pasarla muy mal— tu organización financiera sea impecable. No importa en qué categoría caigas, lo que vale la pena es analizar esa herencia, que al final es lo que enmarca cómo enfrentamos la vida.

Yo aprendí algo de mi abuela que hasta la fecha marca cómo trato el dinero. Ella decía: "El dinero se guarda en sobres, cada sobre es para una cosa diferente y nunca sacas de uno para pagar de otro". Ella tenía un sobre para todo.

Las abuelas dicen muchas cosas. Algunas muy útiles y otras que parecen pasadas de moda. Pero detrás de cada consejo hay una razón práctica y un conocimiento de causa. El que me dio mi abuela, relacionado con el dinero, tuvo tres consecuencias que comparto para que vean cómo ella, igual que otras abuelas, tenía la boca llena de razón.

1. Al tener el dinero en sobres aprendí que debía guardarse. De niña guardé dinero en alcancías, de adolescente lo hice en sobres entre mis libros —y sí, perdí muchos sobres entre los libros—. De adulta comprendí que debía seguir ese consejo pero en un formato del siglo 21 y lo que empezó como cuenta de ahorro acabó en una de inversión. Mi abuela, así, me convirtió en inversionista.

2. Dónde guardar el dinero fue cambiando con mi edad y mis conocimientos financieros, pero la regla clave es que en pocas ocasiones (solo en algunas emergencias) saco dinero de un sobre para pagar lo de otro. Esto me ha permitido cierto orden. Conforme la vida cambia, también los gastos. El día que no te alcanza el dinero que tienes en el sobre para el súper te das cuenta de que algo ha cambiado: o subieron los precios, estás comiendo de más o hay un nuevo miembro en la familia. Tener el dinero en sobres ayuda a que sepas cuánto gastas en qué.

3. Este es el punto más importante. La inteligencia en este consejo de mi abuela es que dividir el dinero en sobres implica entender para qué quieres el dinero o cómo usarlo. Es una forma de empezar a conocerte como gastador. Un sobre es para la renta, otro para el transporte, uno más para el súper, otro para los regalos de cumpleaños... Después de etiquetar cada sobre tendrás frente a ti los rubros que debes poner en tu presupuesto.

Según una Encuesta nacional de capacidades financieras del Banco Mundial, cuatro de cada 10 mexicanos planean sus gastos. Así, más de la mitad no tenemos idea de cómo y en qué gastamos. Quizá el consejo de mi abuela te sirva para ser de los que sí planean y logres gastar en lo que quieres.


Twitter: @vivircomoreina