Vivir como reina y gastar como plebeya

Hubiera comprado el seguro…

Resulta que en México somos más conscientes que en otros países de lo difícil que es enfrentar un momento de la vida sin ingresos. Esto porque 51 por ciento de los mexicanos ha padecido esa compleja situación y tuvo que resolverla mediante el uso de sus ahorros, ayuda de familiares, seguros y hasta préstamos, según datos del estudio “Income protection gaps: challenges and opportunity”, realizado por la aseguradora Zurich en 11 países del mundo, entre ellos el nuestro.

Zurich averiguó que no solo tenemos conciencia, sino también disposición a protegernos, porque 71 por ciento de los encuestados dijo estar dispuesto a adquirir un seguro que lo proteja en caso de muerte, desempleo, enfermedad o discapacidad que resulte en la pérdida de su trabajo y, por lo tanto, de sus ingresos. Incluso estamos dispuestos a pagar entre 5 y 6 por ciento del ingreso mensual para estar protegidos. Nuestras intenciones son buenas, pero la realidad es que no tenemos protección para enfrentar una pérdida de ingreso.

La adquisición de seguros en porcentaje del PIB de México es de alrededor de 1.9 por ciento, me dijo Radamés López, CEO de Global Life para Zurich México. Un punto porcentual más bajo que el promedio de América Latina. Chile, por comparar, tiene una penetración de 4 por ciento, Brasil de 3.4, Europa de 7 y Estados Unidos de 8 por ciento. “Hay una brecha importante de protección”, me dijo Radamés.

¿Cuánto tiempo podemos sobrevivir? Al pensar en riesgos como muerte, discapacidad o enfermedad, el punto clave es cuánto tener si uno ocurre. La respuesta no es sencilla, primero porque debemos pensar en eventos poco agradables, segundo porque debemos hacer un cálculo financiero de lo que valemos. Recuerdo que en una conversación que tuve hace tiempo con Recaredo Arias, director de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, me dijo que una familia debía tener un colchón de sobrevivencia hasta de cinco años para enfrentar riesgos. Este periodo permite acoplarse al cambio o pérdida y reencontrar un formato de ingresos nuevos.

En el estudio también salió que los mexicanos tenemos un ahorro del que podemos echar mano en estas circunstancias, el problema es que no alcanza para mucho. Así, los resultados del estudio de Zurich: los que se quedan sin ingresos y pueden cubrir un mes de gastos representan 18 por ciento; de uno a tres meses, 30; de tres a seis meses, 20; de siete a 12 meses, 15, y entre uno y hasta cinco años 17 por ciento.

En México sabemos que los seguros son una opción, estamos dispuestos a comprarlos, pero, ¿por qué no los tenemos

Twitter: @vivircomoreina