Vivir como reina y gastar como plebeya

Mi hijo de cinco años tiene Afore, ¿el tuyo?

Hoy, XXI Banorte anuncia formalmente su Afore para niños. Es la primera de todas las administradoras en responder al permiso de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

También es una de las principales promotoras de la iniciativa, me contó Tonatiuh Rodríguez, director de XXI Banorte.

Ahora, cualquier Afore podrá ofrecer cuentas individuales para niños.

La cuenta es sencilla de abrir y mutará a ser la cuenta individual del niño cuando sea mayor de edad. "Mientras sea menor, la tutoría queda a cargo del padre o tutor", añadió Tonatiuh.

Por eso la firma del contrato de la cuenta —el número CURP del niño— la hace el padre y los movimientos tendrán que estar autorizados por él.

Para cuidar de dónde vienen los fondos, evitar lavado de dinero y otros detalles de seguridad, solo quienes tienen su Afore en XXI Banorte podrán abrir la de sus hijos. La opción para el resto es esperar a que otras ofrezcan el servicio o pasarse a XXI Banorte.

Parte de la belleza es que los niños tendrán acceso por 50 o 100 pesos a un portafolio de inversión sofisticado y, poco a poco, tendrán un colchón para el futuro. El rendimiento del sistema, de septiembre de 1997 al mismo mes de 2016, ha sido de 11.84 por ciento nominal anual.

Los niños pueden hacer retiros cada dos meses, pero la idea es dejarlo crecer.

Tonatiuh es consciente que pedir a los niños ahorrar sus domingos hasta sus 65 años es cruel. Por eso habrá promociones, la inicial es que por los primeros 100 pesos abonados a la cuenta del niño, XXI Banorte pone otros 100, si el padre deposita en su ahorro voluntario ese día 100 más, XXI Banorte pone otros 100 en la del niño.

"Pueden empezar con 300 pesos". Después buscarán más incentivos y promociones que mantengan el gusto de los niños.

La iniciativa no resultará en filas de personas abriendo Afore para sus hijos, pero Tonatiuh está seguro de que empieza la conversación dentro del núcleo familiar.

Es un primer paso. "Los productos de ahorro e inversión para niños han sido pálidos, pero la educación financiera se da en la casa y lo vamos a hacer a través de una cuenta que no es ajena para los mexicanos —más de 56 millones ya la tenemos—", dijo, y añadió que es un producto de educación e inclusión financiera y de impulso al ahorro voluntario.

De los mexicanos, 62 por ciento acepta no haber planeado para su futuro y que Dios le ayudará cuando sea una persona mayor, según una encuesta de la Amafore. Necesitamos abrir los ojos al futuro real de la jubilación. Está padre que los niños nos hagan pensar en él...

Twitter: @vivircomoreina