Vivir como reina y gastar como plebeya

Educar y luego firmar

Esta semana recibí un regalo de cumpleaños no intencionado: se presentó la Política Nacional de Inclusión Financiera. Para los que llevamos un par de años enfocados en educación y cultura financiera, esta noticia es el más delicioso de todos los pasteles.

Hoy, 68 por ciento de los mexicanos tiene un producto financiero, dijo el presidente Enrique Peña Nieto en el foro, en 2012 el porcentaje andaba en 56 por ciento. Esto es genial.

El acceso a productos financieros permite cuidar el dinero y hacerlo crecer. Pero la inclusión financiera no es solo cruzar la sierra y llevar productos financieros a un rincón del país. Es saberlos utilizar, saber escogerlos, saber usar y administrar el dinero, entender cómo gastamos... es tener cultura financiera.

En México la educación financiera deja mucho que desear. Según datos de Standard & Poor's Ratings Services Global Financial Literacy Survey, la tasa de aprobación de conceptos básicos de finanzas es de 32 por ciento en nuestro país. Un par de puntos porcentuales por debajo del promedio mundial y debajo también de países como Colombia, Etiopía, Uganda, Costa Rica y Brasil. El país con mejor educación financiera, según S&P, es Noruega. El peor es Yemen.

Me dio mucho gusto que en el plan el primero de los seis ejes sea desarrollo de conocimientos para el uso eficiente y responsable del sistema financiero.

Busqué a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para indagar más. Para ellos "no hay inclusión financiera duradera sin educación financiera", respondieron a una de mis preguntas.

¿Y cómo le harán?

La idea es incluir temas de educación financiera en los programas de educación obligatoria, en coordinación con la Secretaría de Educación Pública. Además, la SHCP explicó por correo electrónico que habrá otros esfuerzos que acerquen y concienticen a los adultos para una mejor toma de decisiones. Todo eso quedará delineado en la Estrategia Nacional de Educación Financiera que presentará en 2016 el Comité de Educación Financiera. Otro pastel que ya saboreo.

El papel de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) será importante. Hacienda lo sabe y mencionó en sus respuestas que el Buró de Entidades Financieras, dentro de la Condusef, "tiene la finalidad de aumentar la confianza del usuario en los productos y servicios financieros".

Creo que la importancia de la Condusef es todavía mayor. El martes, la reina Máxima de los Países Bajos contó que en Holanda incluyeron educación financiera en los libros de texto, pero también en juegos de mesa y material didáctico. El papel de la Condusef es entonces esencial, en sus cajones tienen juegos de mesa, libros, cuentos y materiales maravillosos que podrían llegar a las manos de los mexicanos que necesitamos saber mucho más sobre el mundo financiero que toca nuestra puerta.

Si queremos niños y adultos que sepamos manejar los productos financieros, que podamos tomar decisiones financieras inteligentes, estos esfuerzos ya logrados deben estar incluidos en lo nuevo y emocionante que viene.

Twitter: @vivircomoreina