Re-incidente

¿Qué sistema educativo necesitamos?

Hay profesionistas con título y títulos sin profesionistas. Es lo que se piensa al saber de la forma de actuar de alguien que declara ser Licenciado en Derecho, Maestro en Política Criminal con Maestría en Corrupción y Estado de Derecho, además de un Doctorado trunco en Derecho. Dicha trayectoria académica parecería que no corresponde con el desempeño en el mundo real, como si no operase tampoco la fórmula de "Educar para la vida", en las dos acepciones: educar para el desempeño profesional personal y para el respeto a la vida de los demás.

Hay muchas incongruencias entre los discursos y la realidad que se vive en México. ¿Acaso somos un pueblo incompetente? También es muy común la salida cómoda de utilizar de manera actualizada la "Teoría de la Dependencia", una forma de eludir la necesidad y hasta obligación que tenemos de investigar las causas de nuestra problemática. Evidentemente una de las fórmulas del maoísmo sigue más vigente que nunca: "En el terreno de la causalidad, las causas internas son primordiales".

Seguimos viendo como el capitalismo de compadres, la fase en la que vivimos actualmente, se hace evidente por todas partes. También se hace más y más cierto el colaboracionismo del Estado débil de nuestro "Protectorado" con otro nombre. El escandaloso y cínico enriquecimiento de la clase política no es mera casualidad, ni porque "la conquista española nos trajo la corrupción", ni porque sea el pago por ser los "cachorros del imperio".

Así es que la enseñanza superior en Ciencia Política, Historia y todas las Ciencias Sociales tengan mucho que hacer por delante. Así como las ciencias llamadas duras ante la ineludible transición energética, la necesidad de conservar el medio ambiente. Claro está que como dice un adagio muy conocido: "Roma no se hizo en un día".

Tiene que haber una fuerte exigencia ciudadana y desarrollarse una sociedad que premie y no entorpezca lo que sus habitantes hacen y tratan de hacer. La pregunta evidente es: ¿qué tipo de sistema educativo se hace necesario? Lo que también es claro es que la privatización, abierta o disfrazada, no es de ninguna manera lo que la sociedad del humanista y del conocimiento necesitan.

MARIANO TORRES