Re-incidente

El primer empleo

Segunda parte

El acceso al primer empleo es no solo el paso obligado para dejar de ser “un chavo” o hijo de familia, en muchos casos es determinante de la futura trayectoria de vida. De ahí que algunos de los aspectos que es necesario cuidar desde que se está en una carrera específica podrían listarse así:

Crear redes de ex alumnos de su escuela. Aunque en la cultura mexicana, fundamentalmente hispano-mediterránea, los padres, parientes y amigos son la red social primordial y buena fuente de contactos, la formación de redes de profesionales egresados de las universidades debe ser uno de los servicios de la Universidad.

El antiguo esquema de los Colegios Profesionales, desvirtuados por la injerencia de partidos, y sociedades de ex alumnos para organizar tardeadas y noches de nostalgia, deben adaptarse a las necesidades del siglo XXI, y de un país como México.

Los anuncios y ferias de empleo. En la mayor parte de los países, la gente encuentra trabajo a través de la gente que conoce; rara vez a través de un anuncio. Si ven un anuncio para un puesto de trabajo, tratan de encontrar un contacto.

El punto de entrada en la mayor parte de los casos es una conexión personal en la empresa, dependencia o institución. El llenar formatos en ferias de empleo normalmente funciona para puestos vacantes en limpieza y otros de baja calificación y peor sueldo.

 No mostrar aprecio suficiente por el entrevistador. A menudo los nuevos candidatos, arrogantes y cuasi retrasados mentales emocionalmente como se ven muchos millennials (impacientes, malcriados y sobre todo, por tener un título académico), no inician una entrevista de manera educada y cortés.

Al contrario, parece que ya se ven con el puesto solo porque ese día llegaron con el saco que les prestó alguien y la loción que se aplicaron en el centro comercial de paso. Además de demostrar lo que son capaces de hacer en la empresa para la que postulan y de saber trabajar en equipo responsablemente, es necesaria una expresión de gratitud por el tiempo del entrevistador. Se debe agradecer al entrevistador en persona, dejarle claro que se consideraría un privilegio trabajar en la empresa y también preguntarle sobre el siguiente paso en el proceso. De la misma manera da buena impresión enviar un correo electrónico agradeciendo aspectos específicos tratados en la entrevista.

Actuar de forma arrogante. De la mano del punto anterior está el hecho de que, como una de las consecuencias de la sobreprotección paternal, los jóvenes sienten que pueden comerse el mundo a puños y que todo lo merecen y, por lo tanto, todo lo obtendrán transitando por un camino cubierto de pétalos de rosas. Nada más erróneo. El cada vez más competido e inestable mundo laboral puede dar puestos a los “hijos de papi”, los “recomendados” de algún político, pero eso es sostener con alfileres lo que en realidad debe de construirse sobre cimientos sólidos: una trayectoria profesional.

Un currículum descuidado y demasiado centrado en sí mismo. Al tratar el objetivo perseguido, debe enfocarse más en lo que quiere el posible empleador, que en lo que son aspiraciones fuera de dimensión. El énfasis debe ponerse en lo que se puede aportar a la empresa.

Poner en una solicitud que se busca “entrar en un cargo o posición en el que pueda usar mis habilidades, ideas y entusiasmo, y en el que pueda aprender mucho”, es un error. Los aspirantes deben anotar en su C.V. todo aquello de lo que puedan cuantificar sus logros, dejar fuera puestos de trabajo de baja categoría, a menos que haya muy poco contenido todavía. Los solicitantes jóvenes con frecuencia tienen grandes debilidades en aspectos básicos de su currículum.

 Independientemente del área profesional, una cuestión básica es el manejo correcto de la lengua. La claridad, el orden, el cuidado ortográfico y sintáctico, el uso de palabras clave en la descripción de trabajos desempeñados, etc., son algunas normas muy visibles y distintivas.

Escribir cartas de presentación que repiten el currículum. Las cartas de presentación que generalmente son parte de las solicitudes de empleo deben ser cortas y directas; deben decir algo concreto sobre lo que el solicitante puede aportar a la empresa en la que quiere trabajar.

Información redundante o que repite el contenido del C.V. resta imagen en vez de aumentarla.

Incapacidad para reconocer su sitio generacional. En “mis tiempos” estaba severamente castigado en casa intervenir en las conversaciones de los padres con los parientes mayores o visitantes más allá del saludo o de que fuésemos motivo de la conversación.

Ahora se permite a los niños intervenir de manera grosera, impositiva, muchas veces solo porque sienten el deseo infantil de no perder la atención de sus padres. Es por eso que en la actualidad parece que los jóvenes están acostumbrados a ser incluidos en las conversaciones que no alcanzan a comprender dada su posición en la jerarquía de la institución, dependencia o empresa. Craso error.

Mariano Torres Bautista