Re-incidente

Consejo para tener profesorado mediocre

1. La venta de ilusiones es un negocio lucrativo. Si sus cursos generan ganancias, inviértelas en anuncios promocionales fanfarrones, compre equipo ultramoderno y presúmalo en cualquier ocasión. Pero eso sí, nunca invierta en el personal. Procure que ni los técnicos ni los asesores académicos estén a la altura de su equipo, para asegurar que, en realidad, no sirva de gran cosa.

2. La médula de sus cursos serán los profesores. Porque, desgraciadamente, sin profesores no hay alumnos. Pero no piense mal, no va a tener que darse a la ardua tarea de buscar a verdaderos profesores, ni mucho menos de pagarles como tales.

3. Todo lo tiene ganado de antemano. Cualquier persona se vuelve profesor de idiomas si usted así la nombra, aunque la haya sacado de la cocina de un restaurante.

4. Evite a toda costa que los nuevos profesores sean contratados por gente con criterio. El que selecciona al profesor debe desconocer no solo el idioma sino la disciplina en general. Y los títulos extranjeros deben estar en chino para él.

5. Atención. Cuidado. Si usted va a querer que el profesor sepa algo del idioma, corre el riesgo de convertirse en uno de los mayores problemas a lahora de armar cursos para autodidactas a muy bajo costo. Pero no se preocupe, aquí estamos para as esorary servirle.

6. Hay tres pilares básicos que distinguen al verdadero profesor de idiomas: Una sólida formación teórica- metodológica, el dominio de técnicas de enseñanza, y un alto nivel lingüístico en el idioma en conjunción con una prolongada inmersión cultural.

7. Siempre son buena opción los nacionales, ya que traen "lo profesor de idioma" genéticamente programado. No importa si carecen por completo de cualquier fundamento teórico del área o que nunca hayan escrito ni una sola cuartilla en su lengua.

8. En cuanto a los extranjeros, el procedimiento es semejante. A excepción de los profesores de inglés (de los que hay sobreoferta), contrate de preferencia a personas con estudios que para nada sean del área, sin importar que no cuenten con una estancia en el país donde se habla el idioma a enseñar, ni hayan tenido que comunicarse en él.

9. Pero, sobre todo, confunda deliberadamente las carreras universitarias en la enseñanza de ese idioma con certificaciones internacionales según el Marco Común Europeo. Así tiene asegurado haber eliminado los pilares uno y dos, pero también buena parte del tres, ya que en los exámenes de certificación –que obedecen a lógicas comerciales– nadie le pedirá a su candidato estar familiarizado con aspectos culturales. ¿El profesor desconoce por completo este mundo tan complejo cuya lengua va a enseñar? ¡Pamplinas! dirá usted

10. En cuanto al nivel lingüístico, que ahora se queda como cáscara vacía ya que va totalmente separado de la cultura, será suficiente que le pida al profesor un nivel B1, sabiendo perfectamente que este nivel ni siquiera respalda que su candidato esté en condiciones de formular una sola oración correcta.

11. Si más adelante resulta que su profesor no da una, échele la culpa al profesor y no a quien lo contrató.

Pero consérvelo en su plantilla; se lo agradecerá y eso puede serle útil en un futuro.

12. Si por algún accidente del destino se le coló un profesor que sí cumple con los tres pilares, lo mejor es aplicarle la sabiduría bíblica: "Pero, amados, no ignoréis esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día" (Pedro 3:8). Trátelo como si una formación de muchos años fuera lo mismo que cualquier curso de un día. No le conceda ninguna ventaja.

13. Cuando ya esté armada su planta de profesores, póngalos a elaborar programas y planes de estudios y a diseñar exámenes. ¿Qué no tienen los elementos para hacerlo? ¿Quién dice? Si tan solo necesitan verter el contenido del libro de texto a los formatos que usted prescribe.

14. Si ve que ya está muy cerca de alcanzar su meta, ya que los alumnos no aprenden, exíjales a los profesores hacer planes día por día.

15. Procure tener alguien con un nivel lingüístico indefinido a la cabeza de cada academia de idioma. Así se evitará los latosos contactos con representantes extranjeros de alguna institución que quiera cooperar con usted. Su encargado los hará huir como si fuera la peste negra.

16. Busque siempre tener cupo lleno en sus grupos. Si un grupo no quiere llenarse, complételo con alumnos de otro nivel.

17. Pídales a los profesores que sean de amplio criterio y dulces como la miel con todos los alumnos, pues así están acostumbrados ellos y usted necesita el cupo lleno.

18. Acepte a todos los alumnos en sus cursos. Nunca considere seleccionarlos.

19. Si en su región hay una fuerte demanda laboral de personas capacitadas en un determinado idioma, siga con lo mismo de siempre, como si no hubiera pasado nada. En dado caso, puede buscar febrilmente a más profesores pero no a mejores.

20. ¿Necesita ocupar algún puesto de coordinación? Nosotros le damos el secreto de cómo encontrar al candidato idóneo. Si su candidato, en el pasado, dio señales de ineptitud, tenga por seguro que ahora sí va a poder. ¡Muchas felicidades! Habrá conseguido armar un escaparate brilloso que lo acredita como miembro pleno del mundo globalizado y eso sin haber dejado de lado las costumbres ancestrales.

Dorit Heike Gruhn