Matriz Energética

¿Quién se quiere asociar con Pemex?

El director de Petróleos Mexicanos José Antonio González Anaya, ante la crisis financiera de la empresa productiva del Estado, anunció que se buscarán socios para solventar los problemas que enfrenta la petrolera y así retomar los proyectos que postergó por falta de liquidez; sin embargo, no han anunciado cuáles proyectos se desarrollarán con socios, más allá de los de aguas profundas que, de entrada, están postergados.

Entre los muchos problemas de la petrolera para encontrar socios está el régimen fiscal al que está sometido Pemex, lo que ha llevado a que la empresa productiva dispare su deuda neta financiera  a un  35%, llegando a niveles históricos en plena crisis financiera de Pemex y de volatilidad en los precios internacionales de los hidrocarburos.  La pérdida neta de Pemex en el 2015 fue de 521 mil 606 millones de pesos, casi el doble de lo reportado en 2014.

En el corto plazo se cuentan deudas de 11 millones de dólares con el mercado  y 9 millones con proveedores, y según González Anaya para este año se requieren  financiar 12 mil millones de dólares.

Según los analistas de mercados emergentes como  Joe Kogan de ScotiaBank, la situación de Pemex es difícil pero por partida doble: por un lado Pemex es de las petroleras más endeudadas del mundo, su capital contable es negativo de 66 mil millones de dólares; pero los compromisos y el pasivo con sus jubilados la que fuera la empresa paraestatal más importante del Estado acumula una deuda de 178 mil mmd. Cifra que supera solo la empresa petrolera del estado chino, PetroChina, que acumula un pasivo por poco más de 189 mil mdd.

Por otro lado, aunque muchos de estos resultados se deben a los bajos precios del crudo, lo cierto es que la crisis en Pemex dejó al descubierto las malas administraciones que han sido endémicas en la petrolera. Es más, Petróleos Mexicanos es la única petrolera en el mundo con patrimonio negativo.

Si a esto le sumamos la carga fiscal de Pemex, el deterioro o abandono de muchas de las instalaciones por falta de inversión y los robos de combustibles que durante enero fue a razón de 13 mil barriles diarios, y aunque se frenó con respecto al año pasado, el problema está lejos de ser solucionado.

Con este panorama nos preguntamos si existe alguien que quiera entrarle hoy a una asociación con Pemex, que además está desesperada por encontrar una salida a la crisis; y si hay alguien que se anime al riesgo, la otra pregunta que nos viene a la mente es, ¿a qué precio?