Matriz Energética

El potencial del campo y la energía

En el norte de Tamaulipas hay un productor porcino que hace años escuchó sobre el protocolo de Kioto sobre el cambio climático. El protocolo  tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento en un porcentaje aproximado de al menos un 5 %, dentro del periodo que va de 2008 a 2012, en comparación con las emisiones a 1990.

El hombre comprometido con la causa decidió tomar acciones en la materia y con recursos propios construyó un biodigestor para, desde su trinchera, contribuir a la reducción de gases con efecto invernadero.

El biodigestor trabaja y los desechos de sus animales ya no descomponen al aire libre, se concentra la emisión de metano en el biodigestor y las lagunas a donde se deposita el resto de los desechos no huelen mal. El gas se quema y otra parte está contenida en el biodigestor.

Es una gran iniciativa, pero es un esfuerzo aislado; el productor no sabe cuál es el poder calorífico del gas que se produce, tampoco sabe cuáles son las características y si el alimento que da a sus puercos incide de alguna manera en la calidad del gas que produce.

El productor no sabe si existe algún incentivo del gobierno para quienes toman acciones en torno a la disminución de gases con efecto invernadero; tampoco tiene capital para aprovechar el gas que él produce ni sabe si hay alguien que pueda comprarlo para transformarlo o aprovecharlo. En un primer acercamiento lo lógico sería pensar en aprovechar ese gas para electrificar el rancho o vender la electricidad a la CFE; otra opción es pensar en Pemex. Lo cierto es que la primera es viable, la segunda es más compleja, y no está clara en la ley cómo se podría aprovechar.

El gas metano puede descomponerse e incluso, a partir de él producir naftas, o polímeros; hay hipotéticamente hablando, muchas posibilidades, pero los productores del campo no están en la mira de la reforma energética, al menos de primera instancia.

Todos los productores del campo pueden contribuir a la disminución de gases con efecto invernadero, pero es necesario que el gobierno genere proyectos donde se les contemple. ¿Cuántos productores como el señor de los puercos en el norte de Tamaulipas, con biodigestores que disminuyen la emisión de gases, pero que no se aprovecha el metano, hay en el país?, ¿cuántos podrían sumarse con un plan gubernamental a nivel estatal -o incluso municipal- para que todos saliéramos beneficiados? Es conveniente repensar nuestro campo en términos de energía.