Matriz Energética

Una cuestión de seguridad

Los empresarios españoles de Gamesa, Iberdrola, Abengoa y Acciona planean invertir en México 14 mil millones dólares en la industria energética de México en los próximos tres años, de 2015 a 2018, para incrementar la capacidad de generación eléctrica del país en un 8 por ciento de la capacidad actual.

Esto, según Enrique Ochoa Reza, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), encamina a México a diversificar las fuentes de energía y aumenta la seguridad energética del país, con proyectos que van desde la construcción de granjas eólicas, desarrollo de proveedores del sector, gas natural y energías renovables como la solar, entre otras.

Por otro lado, la seguridad energética del país está amenazada por el aumento en robo de combustibles fósiles.

Especialmente pone a temblar a los inversionistas texanos y a los consumidores nacionales que en las últimas semanas han sufrido un encarecimiento de las gasolinas y desabastos.

Las empresas texanas, ante la coyuntura internacional, ven con buenos ojos la reforma energética; sin embargo, pese a las buenas intenciones de los gobiernos estatales y federales para controlar el robo de combustibles y disminuir las tomas clandestinas, al parecer los grupos delictivos les están ganado la carrera.

Pero, como dice el dicho, “la culpa no es del indio, sino el del que lo hace compadre”.

Si hay robo de combustible es porque hay un mercado negro para obtener ganancias, y ese mercado también está fuera de México. En las pequeñas refinerías del sur de Texas.

Por otro lado, Petróleos Mexicanos debe, de manera impostergable, modernizar sus plantas; solo existen seis refinerías en el país y estas no alcanzan a procesar ni el 50 por ciento de la gasolina que demanda el mercado interno.

También la industria petroquímica requiere proyectos para tener acceso a sus materias primas; actualmente se anunciaron 18 proyectos para transportar gas natural y otras materias primas. Este también es un tema de seguridad energética, porque si el país quiere desarrollar el sector, no puede centrarse en la exploración y explotación de hidrocarburos. Las bases están sentadas; hay que esperar a que las inversiones se concreten.