Matriz Energética

La cuesta del petróleo

El precio del petróleo inició en una cuesta a la baja que ha puesto a temblar a las economías del ramo, aunque es cierto que México ya tiene una economía más diversificada. Según las últimas cifras, los ingresos del país fueron más altos por remesas y turismo que por petróleo, sin embargo nuestro gasto público continúa ligado al destino de este commodity porque el presupuesto de egresos se fija partiendo de un estimado de los ingresos petroleros.

La caída ha sido vertiginosa desde hace un año: cuando desde esta columna explicábamos que este escenario obedecía a las reglas del mercado y se pensaba que los 30 dólares por barril eran una locura, se han visto superados y la caída parece que no va a detenerse. Ya los expertos en Estados Unidos hablan de 10 dólares por barril de petróleo.

La situación actual ha puesto a la prensa a revisar cuánto cuesta a Petróleos Mexicanos producir un barril de petróleo; en Davos, el año pasado, Emilio Lozoya Austin, director de la empresa productiva del estado, dijo que al país le cuesta 23 dólares, y la semana pasada la Mezcla Mexicana (MMP) rondó e incluso estuvo debajo de esos precios.

En realidad el costo de un barril tiene varios componentes: extraer un barril de crudo mexicano ronda los 23 dólares, pero ese precio incluye costes de producción y de desarrollo de pozos; es decir, hay un coste que puede sacrificarse y sigue siendo rentable extraer crudo porque en realidad si quitamos las inversiones, producir un barril de petróleo en el país le cuesta a Pemex, en tierra 10.67 dólares por barril; y en aguas someras, en promedio 13.39 dólares.

El resto es el costo de exploración y desarrollo. Esto en economía son los costos fijos, los cuales ya se realizaron en los campos que están activos; es decir, con estos precios quizá se tarde más en recuperar la inversión y se detengan nuevas inyecciones de capital, porque el costo de producción todavía es rentable en el actual contexto financiero.

Indudablemente que esto va a repercutir en los estados mexicanos donde la actividad petrolera es pivote de la economía local, pero sobre todo en aquellos estados donde se tienen inversiones nuevas porque, además de un crudo barato, estamos en la coyuntura de un dólar con niveles máximos históricos, lo que sí puede frenar o retrasar las nuevas inversiones en el sector.

Para el país, la marca crítica para el precio de la MMP serán los 10 dólares, en donde habrá que evaluar hasta dónde se produce porque parar un pozo también es una decisión difícil, ya que el costo para recuperarlo no solo es muy alto, sino inviable en algunos casos.