Matriz Energética

Un cambio de paradigma

Las autoridades de Arabia Saudita se han planteado la venta de Aramco, la empresa petrolera más valiosa del mundo, y propiedad del estado saudí. Esto, más allá de resolver las necesidades financieras del estado, es el reconocimiento tácito, según algunos expertos, de que la era del petróleo entró en el lado descendente de la campana de Gauss.

El petróleo difícilmente volverá a superar los 100 dólares por barril, por muchas razones que han hecho que el mercado cambie. Por un lado, nuevos jugadores han entrado a la escena, y por otro la tecnología ha vuelto más eficientes el uso de los hidrocarburos, sin contar que el auge de las renovables le genera presión al crudo.

Más allá de si habrá en el mediano plazo crudo suficiente para solventar las necesidades de consumo de hidrocarburos, el efecto del hombre sobre la Tierra han puesto al planeta en estrés; cambiar significa modificar nuestros patrones de consumo y por tanto el paradigma económico en el que nos movemos donde es más fácil descartar cualquier cosa, y casi todo es derivado del petróleo, que repararlo o disminuir la huella de carbono que dejamos en el planeta.

Pensar nuestro mundo sin depender del crudo puede parecer difícil; pero de hecho los investigadores se mueven cada vez más rápido para encontrar soluciones para el aprovechamiento de nuevas formas de energía y con usos más eficientes. El 80% de la demanda mundial de petróleo es para transporte, cada vez son más los gobiernos que generan iniciativas para modificar la movilidad apuntando a un transporte público eléctrico, lo que en sí mismo es un cambio de paradigma.

Ya no se piensa en incentivar transporte individual sino colectivo, porque se busca convivir mejor con el medio ambiente; pero también es una tendencia abandonar los esquemas de consumo individualista, no porque nos guste más o menos vivir en una sociedad de consumo individualista o en una sociedad que persigue el bien común con sentido, valga la redundancia, de comunidad, sino porque el planeta ya no resiste tanta agresión medioambiental.

El argentino Daniel M. Pasquevich, de la Comisión Nacional de Energía Atómica, sostiene que, “durante el siglo XX, el paradigma energético dominante se centró en  producir energía, en cantidad abundante y de buena calidad”, lo que ayudó a los avances logrados en la humanidad en el último siglo;  pero esto también fue lo que ocasionó el estado de emergencia actual del planeta, por lo que es ya necesario tomar a la sustentabilidad con seriedad y buscar un nuevo paradigma que nos permita seguir permaneciendo en el planeta.