Matriz Energética

Los analistas, ¿Se volvieron locos?

Los que hace quince días vitoreaban la reforma energética de Peña Nieto hoy salen a decir que es buena pero no tan buena, los que hace treinta días mejoraban las calificaciones de inversión en México hoy salen a quitarlas, pero no asumen su culpa, responsabilizan al gobierno, parece que ahora se dieron cuenta de cómo es el México bronco.

Al parecer estos señores de traje y corbata, que trabajan en la gran manzana o en el corazón de las grandes capitales financieras no se habían dado cuenta del México “real”, desde este espacio hemos hablado de las oportunidades de la reforma, pero también –desde la primera columna- hemos señalado las debilidades y los retos que para México significa el nuevo marco regulatorio.

La posición de los analistas nos parece tan volátil como los mercados, nos surgen preguntas que deberían encontrar una respuesta. Sé es cierto que la política y la economía son dos esferas con vasos comunicantes, y no es a partir de Ayotzinapa que México es corrupto, inseguro y violento, entonces ¿por qué, treinta dólares después del derrumbe del precio del petróleo, los analistas salen a decir que el gobierno mexicano los engañó y que la corrupción y la inseguridad pueden frenar a la reforma?

No es a partir de la Casa Blanca de las Lomas que el sistema mexicano es corrupto, entonces ¿por qué los analistas salen hoy a decir que el gobierno mexicano ocultó la realidad y que las expectativas creadas por el gobierno en torno a la reforma fueron excesivas?

Qué acaso los analistas financieros cuando pregonaban loas de la reforma no veían lo que los empresarios en Texas señalaban, y que nosotros en este espacio señalamos, sobre que la promesa del shale tendría que esperar porque estos empresarios han tomado con cautela la reforma y que iban a esperar para decidir invertir en México, también señalamos la seguridad como un tema en el que el gobierno debe tomar cartas.

Además de los factores sociales, políticos y de seguridad hemos señalado el atraso en infraestructura como uno de los principales rezagos a atender, el impacto inmediato de la reforma está en el sector eléctrico, pero las deficiencias en las líneas de trasmisión y la falta de gasoductos, amén de la falta de claridad entorno a las renovables presenta retos significativos para el país y el estado.

Sin embargo, este panorama no ha frenado el interés de las grandes empresas por el país, ni ha desalentado el ánimo de empresarios nacionales interesados en incursionar en el sector energético.

Un sector como el energético requiere análisis más profesionales y a largo plazo que los que los analistas financieros están entregando. Las inversiones en el sector son inversiones a 15 0 30 años, ya hemos señalado que hay que replantear la matriz energética, la reforma abre áreas de oportunidad y habrá que imaginar formas para aprovecharla y crecer más allá de las coyunturas financieras. Dentro de 30 dólares, hacia arriba del precio del petróleo,  los mismos que hoy hablan de engaño y corrupción saldrán a decir que era coyuntural, que siempre sí hay que invertir, hoy se plantea un reto para el sector y aunque las gasolinas no bajen en los próximos tres años, como lo mencionó José Ángel García Elizondo, presidente de la Onexpo, en el 1er Symposium de Energía organizado por esta casa editorial, el cambio en el marco regulatorio energético del país presenta oportunidades y retos a vencer que habremos de tomar con más cordura que los analistas financieros que califican y descalifican el grado de inversión como quien saca el dedo para pronosticar el tiempo.