Matriz Energética

Reforma en México, nuevos negocios en Texas

La Reforma Energética en México llegó con la promesa de nuevos fuentes de empleo para los mexicanos, más empleo y mejor pagado, el discurso del presidente se centra en revitalizar la economía y cambiar la matriz energética para que la producción de energías limpias crezca en los próximos cinco años para alcanzar 35% de producción de energía derivada de fuentes renovables.

En México hay grandes empresas que están pensando entrar en el sector de la energía, la cadena de tiendas de autoservicio Soriana, ha invertido en parques eólicos para generar la energía eléctrica que requiere su operación, lo mismo ocurre con otras empresas como Alfa, ICA,  Grupo Carso, Grupo R y Diavaz por mencionar algunas, son empresas que están jugando en el sector y tienen grandes posibilidades de éxito.

La última en sumarse es CEMEX, quien en días pasados dio a conocer su nueva división dedicada a iniciar proyectos para proporcionar al menos el 5% de las necesidades energéticas del país. Como estas hay otras empresas mexicanas que pueden y están peleando en el mercado energético, sin embargo con los recientes recortes de la empresa productiva del estado, PEMEX, que afecta directamente la modernización de las refinerías y el escenario actual de precios del petróleo este es un buen momento para desarrollar proyectos de infraestructura.

 Pero no son los empresarios mexicanos pequeños o medianos los que están viendo la oportunidad de negocios sino los texanos que encuentran en México una oportunidad de desarrollo porque de noviembre a la fecha han cerrado pozos, según datos de Baker Hughes actualmente solo están operativos 825 equipos de perforación desde noviembre hay más de 900 equipos inactivos.

Según los análisis prospectivos de los texanos el barril rondará los 60 Dls a mediados de año, y los texanos ya están viendo en el país oportunidades no solo en materia de exploración y explotación sino en otros campos pero para ellos se requiere traductores especializados, y este es un negocio que está floreciendo en el vecino estado americano que los mexicanos no hemos explotado.

Es momento de ampliar la visión de los empresarios mexicanos que están urgidos de mejores oportunidades de negocio, pero hasta el momento, aunque hay intentos interesantes, no se vislumbra una política clara y transparente para que nuevos actores se sumen al desarrollo energético.