Matriz Energética

México, la reforma y el excremento del diablo

El presidente de México estuvo en gira europea buscando inversiones en el sector energético, cerrando negociaciones con los ingleses y promoviendo su “Reforma Energética”, hablando de las bondades de invertir en México y tratando de convencer que su proyecto es bueno para ellos y para nosotros. Lo mismo hizo ya en Norteamérica, y mientras más habla pareciera que más dudas se generan.

El presidente también reconoció que los mexicanos estamos desconfiados, y cómo no habremos de estarlo si hemos sido testigos durante décadas de la paradoja de la abundancia, y ¿qué nos asegura que esta reforma nos eximirá de la maldición que los países ricos en recursos soportan desde toda la historia de los tiempos?El venezolano Pablo Pérez Alfonzo llamó la atención en 1975 sobre la maldición de los recursos, e incluso explicaba que los indígenas caribeños llamaban al asfalto “excremento del diablo” y es que la paradoja de la abundancia es una enfermedad difícil de curar porque son muchas las tentaciones.

Desde esta perspectiva se explica que los países ricos en recursos son pobres y con conflictos porque siempre hay alguien que busca hacerse del control de los recursos.

La volatilidad de los mercados hace imposible la planeación, la falta de diversificación en la economía estanca el desarrollo y el crecimiento, y la corrupción está a flor de piel en los gobiernos y empresas que operan en países que como México encuentran en el “excremento del diablo” una fuente de recursos.

Ante esta paradoja, y la reforma nos preguntamos ¿Cómo la vamos a sortear sobre todo en materia de corrupción? 


raquel.turrubiates@milenio.com