Matriz Energética

Ley verde con controversias

El pasado 26 de diciembre el presidente Enrique Peña Nieto promulgó la Ley de Transición Energética (LTE), la ley que faltaba para regular el entorno jurídico para el desarrollo de las energías renovables en el país, sin duda una buena noticia para el sector de las energías renovables, pero controversial para los sectores industriales.

La LTE busca diversificar la matriz energética del país, con ella se pretende que el gradualmente el país se encamine a producir el 43% de la energía eléctrica, en 2030 a partir de fuentes renovables como el sol, el viento, la fuerza mareomotriz y los residuos urbanos o biomasa. Esto fue visto con buenos ojos por los ambientalistas porque la ley busca reducir la emisión de gases efecto invernadero y la huella de carbono, pero ciertamente solo se centra en la producción de electricidad y no en otras medidas que también tienen impacto en la emisión del CO2 por lo que la industria no la ve con buenos ojos.

La razón por la que la industria no recibe la LTE con agrado es porque la inversión inicial para las energías verdes es alta y se paga a largo plazo, porque no se contemplaron incentivos fiscales para que se implemente una política verde en cuanto a la producción de electricidad y porque las metas que México asumió en torno a las energías renovables y la reducción de gases efecto invernadero son mayores de las que asumieron los países que más CO2 emiten a la atmósfera.

Para el 2018 el 25% de la energía eléctrica que se consuma en el país, por parte de la industria que son los usuarios que más energía requieren, deberá provenir de fuentes renovables, para los usuarios domésticos es sin duda una alternativa pero para la industria representa inversiones que no tenían contempladas por lo que esperamos iniciar el año con amparos en contra de la LTE ya que no se contempla el gas en la ley lo que si bien es cierto es un hidrocarburo, es más limpio y eficiente que el combustóleo que es lo que más se utiliza en México para generar energía eléctrica.

Esta ley controversial pretende un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 45 mil millones de dólares y la generación de 180 mil empleos, lo que sin duda el país requiere pero la oposición a esta también será un tema que sin duda marcará este 2016, junto a otros como la liberación de las gasolinas.