Matriz Energética

Becas para sector

Mucho se ha hablado de la cantidad de puestos de trabajo que se van a generar a partir de la implementación de la reforma energética, mucho; también se ha dicho que los empleos que generará la reforma ocuparán principalmente mano de obra calificada.

En muchos lugares se anuncian cursos para actualizar profesionistas y técnicos porque la reforma requiere trabajadores especializados en el tema. Se estima que el sector energético demandará en los próximos años 135 mil expertos de alto nivel, entre profesionales y técnicos; estos serán empleos directos, pero también se espera que se generen 356 indirectos.

Solo este año se requiere 20 mil especialistas, y el 20% de ellos se requiere que tenga postgrado.

La Secretaría de Energía tiene un mapeo de la situación laboral; ya se han desarrollado estudios para medir el impacto del sector en el empleo.

Ya se sabe en qué y cuáles áreas necesitan talento humano y qué especialidades son las que se requieren. El paso siguiente, natural, es formar ese personal que va a ocupar el sector energético en los próximos años.

Aquí entra la paradoja: los obreros necesitan calificarse y certificarse para entrar en el sector, el gobierno da apoyos para hacerlo, muchos de los recursos que baja el gobierno para capacitación en materia energética llegan a los organismos empresariales que ofrecen los cursos y la certificación; el problema es que no están llegando a los obreros que no pueden pagar las actualizaciones que se ofrecen porque estas son caras.

La cuestión es que está faltando algo en el eslabón porque la gente se queja de que no tiene recursos, y el gobierno se queja de que hay recursos pero no hay en quién aplicarlos porque no se solicitan.

La Secretaría de Energía, Petróleos Mexicanos, la Comisión Federal de Electricidad en conjunto con la Secretaría de Educación Pública, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología,  la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Agencia Espacial Mexicana desarrollan programas para detectar, atraer y reconvertir el talento.

Muchos de los apoyos llegan a las instituciones que están formando los talentos, otros fondos van a organismos gremiales que ofrecen cursos, pero estos son caros para los obreros. La SEP y los Estados deben destinar recursos para que a través de los Centros de Capacitación para el Trabajo llegue a quienes no pueden pagar; lo cierto es que hay una desarticulación entre lo que se está haciendo y lo que se está comunicando. Ahí hay que trabajar.