Matriz Energética

Agosto decisivo para Pemex

Durante el mes de agosto se hará la revisión del contrato colectivo de los trabajadores de Pemex. Esta es también una fecha en la que la empresa productiva del estado -Petróleos Mexicanos- establecerá nuevos esquemas laborales en los que se prevé habrá despidos.

Más que los despidos masivos, habrá un nuevo esquema laboral en la petrolera en donde las jubilaciones, se estima, serán la vía por la que se reduzcan costos laborales, y las pensiones son un importante pasivo para la empresa.

Se estima que cerca de la mitad de la reestructuración sea por la vía del retiro voluntario. No todos con el 100 por ciento y muchos en edad productiva, y será el gobierno quien se encargue de este pasivo laboral.

Sin duda, esta medida tendrá un impacto social en las zonas donde la petrolera es la mayor empleadora, ya que con la caída de los precios internacionales del petróleo muchas de las empresas están con los motores al ralentí y otras han suspendido actividades. Solamente en Tamaulipas 10 empresas extranjeras suspendieron proyectos en el estado, y aunque no están cancelados, tardarán en activarse y ofrecer vacantes laborales.

El escenario no se ve alentador si se analiza lo que ha pasado en otras experiencias en donde las jubilaciones, los retiros voluntarios y el recorte han sido la vía para mejorar la competitividad de las empresas estatales.

Sectores que en las zonas donde el año pasado se preveía crecimiento, ahora están desacelerados, en busca de personal calificado; mucho de este personal quedará disponible en agosto, pero para entonces será tarde, porque la Ronda Uno marca en el calendario a los meses de entre mayo y septiembre como el tiempo en el que se darán a conocer las adjudicaciones.

Se antoja un escenario difícil para el segundo semestre del año y una contracción en el sector comercial.

Los retos son grandes: Pemex no está enfocado en producir barriles o pies cúbicos de gas, sino dólares; la empresa debe ganar competitividad y no solo por la vía del despido, sino también en temas sensibles que le restan competitividad como el robo a combustibles, transparencia y mantenimiento.

Habrá que estar pendientes y los estados con renta petrolera deberán contar con planes para la eventual contingencia que se avecina con la revisión del contrato colectivo en Pemex.