Prácticas Indecibles

Los enemigos de la ciudad

No recuerdo mayor acometida contra la Ciudad de México. Desde hace años la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación asalta la ciudad, la toma cuando le da su regalada gana, encabezada por los líderes corruptos de ese movimiento y sus huestes hambrientas de prebenda y privilegio.

La CNTE se ha convertido en la enemiga de la ciudad y de quienes habitamos sus calles, sus sueños, su memoria, el recuerdo de nuestros padres en espacios públicos y privados. Esto es lo que pisotean una y otra vez ante nuestros ojos y ante la cautela, muy parecida al miedo, de las autoridades federales y locales.

En recuerdo de los días aciagos en que López Obrador paralizó la ciudad, los maestros asaltantes tomaron Reforma durante un día: caos, desmadre, desconcierto y, al final, la sensación de que un grupo de 3 mil activistas violentos imponen sus condiciones por encima del gobierno. ¿Hay mayor desastre democrático? No deja de ser una ironía
que la izquierda haya perpetrado la otra gran embestida contra la
ciudad: López Obrador y los suyos con el apoyo de Encinas en el año 2006.

Me hace falta, y supongo que a muchos de quienes hemos padecido los atropellos de estos rufianes de la educación, una declaración categórica del gobierno de la ciudad. Señores y señoras integrantes de la CNTE, en representación de quienes nos han elegido, les hacemos saber que no son bienvenidos a la Ciudad de México.

Al parecer hay el vislumbre de un cambio. El gobierno del DF no permitió que la CNTE se instalara en el Zócalo y logró persuadirlos de que abandonaran Reforma y se desplazaran a la explanada del Monumento a la Revolución. No es suficiente. El precio que la ciudad y quienes vivimos en ella tenemos que pagar es muy alto.

Nos resulta carísimo el chantaje. Leo que la nómina de maestros de Oaxaca ha crecido 158 por ciento. Allá ellos y su gobernador y sus secretarios de Educación y Gobernación. Que lo arreglen como puedan, que para eso fueron nombrados y que no le trasladen a los habitantes de la Ciudad de México sus dudas, sus raras negociaciones y no pocas de sus trapacerías. Insisto: los maestros de la CNTE son los enemigos de la ciudad.

rafael.perezgay@milenio.com

Twitter: @RPerezGay