Prácticas Indecibles

Mortificaciones

Entremos sin mayor preámbulo a la candente actualidad: los hombres plantean en Google muchas más preguntas sobre su pene que sobre cualquier otra parte del cuerpo; más que acerca de sus pulmones, su hígado, sus pies, sus oídos, su garganta y su cerebro juntos.

Me enteré de esta revelación en un artículo de Seth Stephens Dawidowitz, un análisis de los datos masivos de Google (“Buscando sexo”, Babelia, El País, 15.02.15). Las búsquedas en Google, dice el economista, pueden darnos visiones inéditas de amplios grupos sociales sobre temas delicados.

Yo digo que se entiende que los hombres pregunten en Google sobre su pene. Todavía no oigo a nadie que diga esto: “Lo abandoné porque tenía el hígado muy pequeño”; tampoco, para qué más que la verdad, me ha tocado oír esto otro: “Ay, que pulmonzotes”. Hay quien dice que le han dicho esto a la hora de los amores ardientes: “El movimiento de tu cerebro, inolvidable”, pero yo no lo creo.

El investigador Dawidowitz afirma que los hombres hacen más búsquedas preguntando cómo aumentar el tamaño de su pene que sobre la manera de afinar una guitarra, hacer una tortilla española o cambiar un neumático. Vuelvo a lo mismo: ni en Cincuenta sombras de Grey se ha visto un neumático agrandado en la cama y a una mujer, o un hombre, con ojos de azoro múltiple; por lo que toca a la guitarra afinada y a la tortilla española sí habría algunas cosas que decir y sobre las cuales el investigador de marras, como dice un amigo, no ha querido profundizar.

Como los hombres, las mujeres se hacen en Google preguntas sobre sus genitales (aquí iba a escribir “sus partes”, pero me caen a palos las feministas): tamaño, fortalecimiento y depilación son las tres preguntas dominantes.

El número femenino de búsquedas preguntando cómo hacer que el compañero alcance el clímax más rápido y cómo hacer que lo alcance más despacio es más o menos la misma cantidad. Hay asuntos caprichosos en el intrincado mundo de la intimidad: malo si sí; malo si no.

Palabras más, palabras menos, esto es lo que opino sobre los ardientes temas de las campañas electorales y los candidatos. Ojalá y les haya interesado.

rafael.perezgay@milenio.com

Twitter: @RPerezGay