Postdata

Al 'Piojo' y a Peláez sí hay que creerles

Si algo no le faltó nunca a José Manuel de la Torre fue convicción para expresar que la selección mexicana de futbol estaría en el Mundial Brasil 2014.

Tampoco careció de esa firmeza, en el breve espacio que estuvo como director técnico del Tri, Víctor Manuel Vucetich.

Pero a ambos no les alcanzó con esas palabras y terminaron siendo despedidos por los penosos resultados que entregaron.

La selección nacional sigue con aspiraciones de clasificar al máximo torneo del futbol mundial no por méritos propios, sino gracias a la representación de Estados Unidos.

Ayer que se presentó a Miguel Herrera y a Ricardo Peláez como los encargados de clasificar al equipo nacional, surgió, muy por encima de todo, otra vez la convicción, la voluntad, el compromiso de decir que se obtendrá el boleto. Es decir, nada nuevo, ni distinto.

¿Cómo lo conseguirán? Se les preguntó.

“Con mucho trabajo, con entrega, con mentalidad positiva y adecuada organización”. Así podría resumirse su respuesta. Tampoco algo que no hayamos escuchado a los otros dos entrenadores.

Así que lo que queda pareciera que no es mucho, pero marcará toda la diferencia. Primero, los jugadores convocados y, segundo: el estilo y la aportación del entrenador y, en este caso, el del director deportivo que lo contrastará y enriquecerá, el que también le exigirá el máximo rendimiento a cada futbolista.

Me gustó de la presentación de ambos ayer al mediodía, la claridad, sencillez y viveza con la que Herrera habló y definió todo. Que hubiera aclarado, además, que no está asumiendo este rol por dinero.

Ya vendrán momentos para analizar a fondo lo que se hizo mal o muy mal, y quiénes lo hicieron, por lo pronto la doble carta que pusieron sobre la mesa los dueños de los equipos, Justino Compeán y Héctor González Iñárritu, parece la mejor para el grave momento en el que están las cosas para el futbol mexicano.

twitter@rocampo