A balón parado

El interesado linchamiento de los apapachadores

Es curioso que se pretenda situar y patentar la crítica dura a los futbolistas de la selección mexicana de futbol desde Televisa y Televisión Azteca, las dos principales televisoras públicas de este país.

Es curioso y un poco cínico también pues desde sus plataformas, interesadísimas en exagerar los destellos positivos del “equipo de todos”, se han construido durante años y años monumentos de elogios desmedidos a esos futbolistas que hoy aparecen tan limitados, tan humanos.

Se entiende. La ineficacia de esos jugadores ha puesto en serio riesgo las inversiones de los patrones supremos de esos comentaristas devenidos casi de la noche a la mañana en implacables jueces.

Ya les vendrá la orden de que se vuelvan otra vez apapachadores de la mediocridad (o del real nivel, lo que es casi lo mismo) de esas estrellas. Lo que sucederá apenas se consiga el boleto al Mundial de Brasil 2014, pues desde esas grandes televisoras no se puede estar golpeando a su producto principal, como tantas veces se ha definido al Tri.

Claro que si no se le gana a los neozelandeses me imagino que (de acuerdo al tono establecido en las últimas semanas) se exigirá desde esas dos grandes empresas un linchamiento que pudiera no llegar a ser sólo mediático.

Por lo pronto bien harían en recurrir a la congruencia. Lo que menos necesitan sus héroes (hoy sus villanos) de ellos, los poseedores exclusivos de sus derechos de imagen, es palos y burlas. Y es que a la crítica original, al momento del partido, sobre todo Televisión Azteca ha añadido y propalado, hasta ufanándose en distintas redes sociales, el mérito del regaño público.

Ahora resulta que ellos son los duros.

Yo les recomendaría que dejen la crítica a quienes siempre la han ejercido y la ejercerán más allá del interés comercial en ese producto llamado Selección Mexicana de Futbol.

twitter@rocampo