Hormigas

Secretarías de Cultura

El anuncio del Presidente de la República de crear la Secretaría de Cultura, realizado durante su más reciente informe de Gobierno, requiere antes la promulgación de una ley federal en la materia que regule las atribuciones de los tres órdenes de gobierno en los múltiples temas que incluye el Sector.

En primer lugar, el resguardo, cuidado y promoción de las zonas arqueológicas del país. El primer escollo para impulsar el potencial turístico del patrimonio ancestral de México, amén de su completa exploración, es la restricción actual de que estados y municipios participen plenamente, y si bien es cierto que algunas autoridades no están capacitadas para ello, tampoco se les permite cuando sí lo están, así sea en coordinación con la Federación. Las excepciones que hoy existen muestran claramente que es posible, así que sólo falta normarlo para que buscar esquemas claros de rescate y protección del patrimonio arqueológico.

Otro aspecto central en la creación de la Secretaría de Cultura federal es la normalización de las atribuciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y los organismos de cultura estatales, toda vez que esa colaboración siegue siendo, en numerosos aspectos, eminentemente discrecional, sometida a la buena voluntad de los titulares y cada quien promoviendo proyectos por separado; el Sector requiere planteamientos de profesionalización de trabajadores y turismo cultural que sólo uniendo recursos podrán resultar exitosos.

En el Estado de México se creó la Secretaría de Cultura en diciembre de 2014, con 16 atribuciones correspondientes a igual número de programas internos que ya existían en el extinto Instituto Mexiquense de Cultura, lo cual se tradujo en una simple traslación de funciones entre dos entidades públicas, no en un planteamiento administrativo que corrigiera deficiencias, potenciara recursos, definiera mejor las competencias de cada ámbito de gobierno en el estado y, con ello, esquemas de coordinación más eficaces y eficientes respecto de los que ya existen.

Al mismo tiempo, no existe una ley estatal en la materia, lo cual mantiene el estado actual de funcionamiento del área tal como venía operando en el pasado. Ahora que el anuncio presidencial considera un impuso al Sector, es de esperarse que la entidad avance en sus planteamientos de política pública, con planeación a mediano y largo plazos, prioridades, esquemas de coordinación y responsabilidades específicas. No otra cosa se requiere de toda acción institucional de beneficio colectivo.