Hormigas

Reconocimiento a Carlos Olvera

El viernes 4 de marzo de 2016 en el marco del homenaje al escritor, dramaturgo y promotor cultural Carlos Olvera Avelar en el Museo de Arte Moderno, en el Centro Cultural Mexiquense, el secretario de Cultura; Eduardo Gasca Pliego, anunció que el Museo llevará el nombre del maestro en reconocimiento a la importancia cultural y las aportaciones a la sociedad de quien nació en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, en 1940 y falleció en Toluca, Estado de México, el 28 de enero de 2013 y que por 12 años fue el director de ese recinto.

El anuncio responde a una exigencia de la comunidad cultural que se expresó mediante las redes sociales y la prensa escrita desde meses después de la muerte del maestro, y que enarbolaron los miembros de su generación artística, como Leopoldo Flores, quien incluso llegó a solicitárselo por escrito al gobernador Eruviel Ávila.

Honor a quien honor merece. Con esta decisión, el gobernador Eruviel Ávila y el secretario de Cultura reconocen públicamente la importancia cultural de Carlos Olvera en el estado, y con ello se unen al reconocimiento institucional que en su oportunidad hizo la Universidad Autónoma del Estado de México, que dio el nombre del maestro a una beca de fomento creativo para jóvenes escritores y dramaturgos, amén de los múltiples reconocimientos que recibió en vida nuestro escritor; como la Presea Estado de México "Sor Juana Inés de la Cruz" 2013 o el segundo lugar del Premio Internacional de Cuento "Juan Rulfo" de Radio Francia Internacional en 1987.

Los testimonios de su legado están en todas partes; la obra literaria del maestro Olvera aún está por leerse íntegramente por la crítica y las nuevas generaciones de jóvenes, a quienes Carlos Olvera siempre dio una importancia capital en el desarrollo cultural de la entidad. Por fortuna, su obra sigue más vigente que nunca, porque se trata de una narrativa ágil, precisa, de un estilo moderno en el más amplio sentido de la expresión, ya que comprende los temas de hoy y las preocupaciones de nuestra sociedad actual.

Por otra parte, aún hay mucho qué divulgar de la obra inédita del maestro: sus obras de teatro, su poesía, su narrativa, sus manuales de teatro y sus ensayos. La narrativa de ciencia ficción, su más caro amor, está por revisarse; y la cauda de crítica de arte que escribió, aún por recopilarse. En todos los sentidos, hoy Carlos Olvera es más productivo que nunca. Desde su palco de observación, enciende uno de los cigarros que trajo de París... sonríe y sigue escribiendo.