Hormigas

Propuestas legislativas

Estamos en la víspera del inicio de las campañas electorales, y una gran cantidad de propuestas para mejores todos los órdenes de la vida social estarán circulando con profusión. En particular, me llamará la atención observar la gama de proposiciones sobre desarrollo cultural y la promoción de las expresiones artísticas, en una entidad de casi 16 millones de habitantes, organizada en 125 municipios, cada una con sus particulares condiciones y necesidades.

Habrá que observar, por otro lado, si el sentido de tales propuestas abarca las más importantes manifestaciones de los pueblos indígenas y las metrópolis, las disciplinas artísticas y el patrimonio cultural intangible, pues el camino de la sociedad transita también por esas complejidades.

Estaremos atentos a esas propuestas legislativas y de gobierno local, porque deberán armonizarse con las políticas públicas en la materia que ya operan las administraciones federal y estatal, si realmente queremos un desarrollo convergente, donde la pluralidad sea un rasgo unificador, no un factor de confrontación política. Al tiempo.

ASÍ EMPIEZA LO MALO

La novela sigue siendo el género que con más claridad expone el conflicto del alma humana; sus recursos exploran el conflicto de la psique y explican el comportamiento que se deriva de ello. Sin embargo, la novela también expone el misterio de la existencia humana en lo que tiene de inmotivado y complejo, porque hay zonas que nos son completamente vedadas por irracionales e imprevisibles.

Javier Marías escribió "Así empieza lo malo" (Alfaguara, 2014) con esa claridad en la pluma. Avanza por los meandros de ese misterio que es el comportamiento humano en la relación de una pareja, pero también en las actitudes que como sociedad se acuerdan por conveniencia o salud mental incluso. Mientras expone la compleja relación de sus protagonistas, Marías razona en esta novela en torno de cómo la sociedad española tuvo que acordar salir del régimen totalitario que comenzó en 1939 con una amnistía casi total de sus dictadores, a cambio de transitar hacia la democracia liberal que hoy se vive, y pasar por encima de orgullos y dignidades de las víctimas de la dictadura, tolerar la mentira de los que fueron perdonados, así fuera sólo con un silencio en torno de sus crímenes y un vago reproche de sus crueldades colaboracionistas.

En eso estriba el magnetismo de la narrativa de Marías, quien ha escrito una novela que aspira a la exposición analítica, sí, pero sobre todo sentimental, de un país y de sus relaciones humanas, para hacernos comprender la historia de la España contemporánea. Hay que seguir leyendo a Javier.