Hormigas

Margarita García Luna

El pasado 28 de junio se cumplieron dos años de la muerte de la historiadora y cronista de la ciudad de Toluca, Margarita García Luna Ortega. Su trayectoria profesional puede resumirse en los libros que escribió, en los archivos que compiló para claridad de la historia local y en la incansable promoción cultural que ejerció desde el Museo-Taller Luis Nishizawa, en la ciudad que la vio nacer y crecer.

Su presencia en la vida cultural de la ciudad dejó una honda huella, difícil de llenar. Para mala fortuna nuestra, algunas de las plumas mayores de su generación han muerto: José Blanco, Carmen Rosenzweig, Carlos Olvera, Francisco Paniagua y ahora Margarita García Luna permanecen en el imaginario de su descendencia intelectual, y honor merecen en la obra que nos han legado.

CARLOS PELLICER

Con enorme delectación leo la Breve biografía literaria de Carlos Pellicer, escrita por Samuel Gordon y publicada por Ediciones del Equilibrista y el Conaculta en 1997. Se trata de un libro de ágil lectura, con abundantes referencias a la vida literaria de quien fuera uno de los poetas mayores de la generación de Contemporáneos, junto a Xavier Villaurrutia y Jorge Cuesta, por citar solo dos de sus autores.

Anécdotas y nombres conforman la constelación de este libro breve; para mí, varias de esas vivencias se cruzan con la que me contara el poeta jalisciense Guillermo Fernández, quien junto a Pellicer vivió momentos verdaderamente significativos para ambos, como aquella triste inauguración de una callejuela en Villahermosa, Tabasco, atrás de un mercado oscuro, sucio y maloliente. "Usted no se merece esto, maestro", le dijo al oído Guillermo, mientras éste solo le dedicó una mirada larga y silenciosa. En ese instante se resumió la dignidad que siempre defendió el maestro Pellicer, para gloria de su grandeza como poeta. Así lo interpretó Guillermo y así lo transmitía a quienes desearan escucharlo. Leyendo esta biografía de Samuel Gordon lo entendemos un poco mejor.

UNA BRUJA GUACHICHIL

Uno de los placeres mayores del periodo vacacional, es disponer del tiempo libre para pasear, leer y ver cine. Se fortalece el espíritu y se aprecia mejor el valor de estar en familia. Así podría resumir yo estos días breves que vengo disfrutando con delectación. Comer, conversar sin límite de tiempo nos fortalece. Y si además tengo a la mano una buena historia, pues mejor.

Así me está sucediendo con la investigación histórica firmada por Ruth Behar, "Las visiones de una bruja guachichil en 1599", editada por El Colegio de San Luis en 1995. Se trata de una indagación de la perspectiva indígena sobre la conquista española de San Luis Potosí, que vino después de la conquista del México central, y que fue más difícil, costosa y sangrienta. Ya les contaré.