Hormigas

Israel Ríos celebra la muerte con poesía

Asistí a la primera función de la temporada de "La muerte y el poeta", un espectáculo escénico del dramaturgo mexicano Óscar Ulises Cancino, a cargo de la compañía Teatro Lunar, compuesto por poemas de León Felipe y Federico García Lorca, además de algunas composiciones musicales y poéticas de los siglos XVI y XVII, en el museo José María Velasco, en Toluca.

Conversé brevemente con Israel Ríos, su director, quien me explicó que este collage escénico funde la retórica española sobre la muerte con la tradición mexicana de celebrar a los muertos, al añadir a la dramaturgia original canciones populares mexicanas, colores y ritos, para un resultado sui generis que el público debe conocer.

En la percepción de Israel Ríos, "hay una gran afinidad entre la idiosincrasia mexicana y la española", ya sea por las referencias en que se vive la ruralidad en ambas naciones, o bien por la figura preponderante de la mujer como dadora de vida y a la cual se le ofrenda toda muerte, que por extensión él compara con la Catrina, emblema iconográfico de José Guadalupe Posada.

El hecho de presentar la obra en un espacio no teatral, como lo es el patio central del museo José María Velasco, le impuso un reto a Israel Ríos, al frente de un equipo que hace mucho no tenía que adaptarse a esas condiciones. El resultado es eficaz, porque no se siente una gran diferencia entre el teatro y el patio del museo, además de que influye positivamente que la mecánica escenográfica sea mínima en elementos.

Con cinco actores, cuatro mujeres y un hombre, "La muerte y el poeta", escrita en verso y con fragmentos de escena que muestran la mortificación del protagonista que muere una y otra vez a través de su propio drama y el de sus creaciones, es una ponderación artística sobre nuestra concepción de la muerte, que bien puede darle un sentido nuevo a los festejos del Día de Muertos.

La temporada inició el pasado viernes y constará de 12 funciones en el museo, más una presentación gratuita en la Plaza González Arratia, en el marco del Festival del Alfeñique. Además de que se presentará en otros espacios de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Vale la pena conocer este trabajo de Teatro Lunar, compañía que siempre se plantea retos escénicos no convencionales. Que el público los juzgue.