Hormigas

Homenajes a Carlos Olvera

Los próximos 28 y 31 de enero de 2014, se llevarán a cabo dos homenajes al dramaturgo, director escénico, narrador y novelista Carlos Olvera Avelar, a un año de su muerte.

El primero se realizará en el Salón de Cabildos del H. Ayuntamiento de Toluca, donde habrán de presentarse dos nuevas ediciones de la obra de este insigne escritor mexiquense, nacido en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, el 10 de diciembre de 1940. El primer volumen presentado será Tolucanos, colección de relatos publicada originalmente en 1977 en la colección Letras del Gobierno del Estado de México; un año después, reeditada por el propio Ayuntamiento de Toluca, y en los años 2000 y 2002, por el Ediciones Tunastral. A esta presentación se sumará la antología de crónicas sobre la capital del Estado de México, denominada Crónica Toluca, que el maestro Olvera publicó semanalmente durante 27 años, obra magnífica que logra recrear la vida social de la ciudad donde el maestro vivió prácticamente toda su vida. Este homenaje, en el que participarán admiradores de la obra del maestro, comenzará a las 6:30 de la tarde.

El segundo homenaje durante esta semana se realizará el 31 de enero en el teatro Los Jaguares, en la propia capital del Estado, donde participarán el investigador Samuel Manickam, de la Universidad del Norte de Texas, y el crítico literario Miguel Ángel Fernández, quienes versarán sobre la importancia de la ciencia ficción en México y el valor que tiene Mejicanos en el espacio, novela de Carlos Olvera publicada en 1968, en la evolución de ese género de la literatura mexicana; luego, la compañía Teatro Lunar, pondrá en escena el avance de Catarsis, obra de teatro sobre el suicidio escrita por el maestro Olvera en 1965 y escenificada ese mismo año en la Universidad Autónoma del Estado de México, institución que hoy abre sus puertas para volver a escenificarla, 48 años después, por un grupo universitario, dirigido por el director y actor Israel Ríos. Ese homenaje comenzará a las 5:00 de la tarde.

Al publicar una obra, los autores comienzan un ciclo que no tiene fin, pues cada nueva lectura renueva la riqueza artística, cultural y social intrínsecas en los textos que hoy, ya son de todos. Pero quienes conocimos al autor no podemos disociar su obra de su carácter y temperamento, por lo cual siempre nos parece revelador leerlo, porque nos descubre más profundamente a la persona que conocimos. Sin embargo, estoy seguro que recordar al maestro Olvera es también oportunidad de revalorar su obra, a la luz de un nuevo criterio: el tiempo. La preocupación que Carlos Olvera siempre manifestó por difundir la obra de otros, hoy se vuelve sobre sí misma, porque tenemos la oportunidad de leerlo y saber más de esa extraordinaria gama de significados que tiene su obra. Volvamos, pues a leerlo. Lo comprenderemos mejor.