Hormigas

Festival de teatro

El fin de semana pasado el Centro Regional de Cultura de Ocoyoacac fue la sede de la eliminatoria regional del Festival de Teatro "Carlos Olvera Avelar" de este año. Participaron grupos de diversa índole, de los cuales, al menos 12 pusieron en escena las obras "Catarsis" y "Cuando la noche es alta, aquí no sopla el viento", del dramaturgo y escritor Carlos Olvera (1940-2013).

Quienes presenciamos algunas, pudimos constatar la enorme riqueza creativa de las compañías, ante la limitación de recursos, y también la calidad literaria de las obras elegidas. "Catarsis" y "Cuando la noche es alta, aquí no sopla el viento" fueron escritas y puestas en escena por el autor en 1965 y 1966, respectivamente, por el grupo Pulchinela del Rumbo, Teatro Experimental de Vanguardia, de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Ambas obras desarrollan conflictos en situaciones límite, sin rehuir los desafíos morales ni dejar de ejercer la crítica. Fascina ver la mirada que cada director ha proyectado en la escena, pues la dramaturgia de esas obras no está descrita al detalle, y deja al grupo la responsabilidad de completar secuencias, transiciones y procesos actanciales: desafíos idóneos para que las compañías de teatro demuestren sus habilidades y capacidades en un producto escénico de nivel competitivo.

A mí me sorprendió comprobar el crecimiento de la comunidad teatral del Valle de Toluca y que el teatro puede desarrollarse en cualquier momento y en cualquier lugar. Basta la conciencia de ser espectador para ser partícipe de esa peculiar magia que trastoca la realidad para devolverla, sublimada, en arte. Un regalo para los sentidos.

Gamoneda, sencillo y profundo

Tuve la fortuna de intercambiar algunas palabras con el poeta Antonio Gamoneda (1931), a su paso por el Centro Cultural Casa de las Diligencias, en la ciudad de Toluca, donde dictó una conferencia. Me sorprendió su sencillez y tolerancia, rasgos de una personalidad pacífica y sabia. La breve y sentida remembranza que dedicara al misionero franciscano Bernardino de Sahagún, más su exaltada argumentación en contra de la hegemonía de los grandes capitales, me indicaron los rasgos de esta personalidad tendiente a la molicie, de gestos decididos cuando habla de la pobreza y la injusticia social, y profundamente reflexivo ante los temas, así fueran los más triviales.

El poeta de León nacido en Oviedo, Premio Cervantes 2006 y Doctor Honoris Causa por la Universidad de nuestro estado, dejó su huella en los caminos de la ciudad, experiencias que bien vale la pena consignar en la libreta de los hechos inolvidables.