Hormigas

Alabanza del placer de leer

El 28 de junio de 2012, el escritor Juan Domingo Argüelles dio una conferencia sobre la lectura, en la ciudad de Toluca. Para noviembre de ese año, el Consejo Editorial de la Administración Pública convirtió esa charla en un libro ilustrado por Irma Bastida Herrera. El resultado es un deleitable ejemplar de título La lectura / Elogio del libro y alabanza del placer de leer, que se enfoca a describir los mitos y las realidades de la lectura.

Entre los primeros está el creer que leer debe ser necesariamente un hábito. Desde luego que lo es para los profesionales de la lectura, que viven de eso, o para quienes leer es un vicio: los hay y se respeta. Sin embargo, la lectura puede ser solamente "un hobbie, una afición, un feliz gusto que no admite horarios ni disciplinas ni imposiciones, mucho menos autoimposiciones". El querer que sea hábito antes que un disfrute personal puede contravenir la libertad de ser, que define a la lectura.

La lectura tampoco nos hace buenas personas por definición. Grandes perversos han sido también grandes lectores, lo cual demuestra que la lectura nos puede hacer mejores personas por la simple y llana capacidad que nos da de conocernos mejor, aunque no es una receta mágica para convertirnos en algo que, de origen, no somos. Se requiere tener la íntima disposición a cambiar para hacerlo realmente: y eso no depende sólo de la lectura.

Juan Domingo Argüelles es un desmitificador de la lectura, tanto como un impulsor de ella. No sobrevalora el hecho de leer, tampoco se autoengaña en el sentido de que la lectura es el placer más importante. Parte de la base de que todos, en mayor o menor medida, somos lectores, porque esa actividad está presente en todos los medios que nos acercan información, desde la música hasta el internet; no obstante, para distinguirse del mero deletrear del alfabetizado, el lector se atreve a ser partícipe de aquello que lee. Sin participación no hay lectura. Sin participación no hay interpretación tampoco, de ahí que la lectura sea, también, una práctica que nos involucra a todos, en la medida de nuestro interés por ser parte de lo leído.

La lectura / Elogio del libro y alabanza del placer de leer es un libro indispensable para entender el fenómeno de la lectura, para encontrar argumentos sólidos que inviten a otros a perder el miedo a la lectura, pero sobre todo, un animador de este proceso maravilloso que significa leer por el simple gusto de hacerlo. Juan Domingo Argüelles e Irma Bastida —ilustradora y ganadora de un premio internacional con estas ilustraciones— lo saben, y lo comparten con nosotros.