Visión Social

Los próximos santos

El 30 de septiembre del año pasado (2013), el Papa Francisco celebró el Consistorio Ordinario Público, en el curso del cual decretó que los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II sean inscritos en el Libro de los Santos, el 27 de abril del 2014, segundo domingo de Pascua.

Al acercarnos a esa fecha, convendría que recordáramos no solamente los aspectos teológicos o espirituales de la vida de cada uno de ellos, sino también la aportación de su magisterio, es decir de sus enseñanzas como pontífices, en el terreno de la doctrina social.

Aquí me permito esbozar algo que, obviamente solo señala a grandes rasgos los temas que les preocuparon y que trataron de afrontar en sus escritos, especialmente en sus encíclicas.

Juan XXIII, que se llamaba Angelo Giuseppe Roncalli y había nacido en Italia en 1881, había ocupado diversos cargos diplomáticos en la Iglesia y más tarde fue Patriarca de Venecia, fue elegido Papa en 1958. Se destacó sobre todo por haber convocado el Concilio Vaticano II, pero también por la enseñanza social contenida en dos encíclicas: la "Mater et Magistra", de 1961, y la "Pacem in terris" de 1963, año en que falleció.

Los tiempos del beato Juan XXIII eran los años de la guerra fría y también de la expansión de la conciencia de las situaciones sociales marcadas por los problemas en el campo industrial y agrícola, la necesidad del desarrollo y de la cooperación económica mundial.

La "Mater et Magistra", trataba de actualizar los documentos sociales precedentes y buscaba que la comunidad cristiana diera un nuevo paso en su compromiso, pues veía que la Iglesia está llamada a colaborar con todos los hombres en la verdad, la justicia y el amor.

En la "Pacem in terris" tocaba principalmente el tema de la paz, en un tiempo de proliferación de las armas nucleares. En ella reflexiona sobre los derechos humanos y la dignidad de las personas. Hablaba también de que los poderes públicos a nivel mundial debían examinar los problemas del bien común universal en lo económico, social, político y cultural.

Por lo que respecta al beato Juan Pablo II, nacido en Polonia en 1920, que fuera arzobispo de Cracovia y cuya vida es bastante conocida por los mexicanos, a quienes nos mostró un peculiar afecto, se pueden decir muchas cosas en cuanto a su actividad, pero me detengo ahora solo en los documentos que produjo relativos a las cuestiones sociales.

Ya para cumplirse los noventa años de la "Rerum novarum" el papa Juan Pablo II escribió la "Laborem exercens", en 1981, dedicada al trabajo como bien fundamental y factor primario en la economía. En ella delinea toda una espiritualidad y ética del trabajo.

En 1988 publicó la "Sollicitudo rei socialis", que trata del tema del desarrollo y la dramática situación especialmente del llamado tercer mundo y hace ver que el verdadero desarrollo debe contribuir a la plenitud del "ser" del hombre. Para los cien años de la "Rerum novarum", escribió la "Centesimus annus", en la cual recoge los principios básicos de la Doctrina Social Católica, subrayando la importantica del principio de la solidaridad.