Visión Social

El culpable

Hace tiempo, después de haber visto la película "Mary Shelley's Frankenstein", con Robert De Niro, me quedaba pensando en la escena en la que una multitud enardecida colgaba cruelmente a "Justine" atribuyéndole falsamente haber cometido un horrible crimen. En español tenemos un dicho que reza "yo no busco quien me la hizo sino quien me la pague". Desgraciadamente esta es una inclinación no tan rara entre los seres humanos, que incluso es aprovechada con mayor o menor conciencia en las lides políticas.

La receta de atribuir la culpa de los problemas a alguien o a un determinado grupo ha llegado en ciertos casos a ser elevada no simplemente a rango de "ideología" sino de "principio" de la vida social. Naturalmente no es que nunca haya culpables; pero el grave error está en determinarlos de antemano o sin fundamentos. Quién sea el culpable predestinado o fortuito hacia el cual dirigir la venganza puede variar, pero el fondo es el mismo, para unos son los burgueses capitalistas, para otros los judíos, para otros... ¡los mexicanos!

Como ciudadanos hemos de poner atención a cuanto vemos, escuchamos y leemos para poder reconocer con mayor sensatez las causas de los problemas, especialmente aquellos que más nos afectan. No siempre se puede llegar a conclusiones ciertas (seguras) y en ocasiones ni siquiera es posible formar una opinión sólida, porque nos pueden faltar elementos. Por otro lado no hay que temer exigir que den cuentas quienes de verdaderamente son culpables. Esto depende de la virtud de la justicia.

Los jueces, obviamente, son quienes más están llamados a mantener una línea clara en este camino, pero sería equivocado pensar que las demás autoridades y los mismos ciudadanos están exentos de vivir esta virtud.