Visión Social

Francisco en Tierra Santa

La agenda de la peregrinación del Papa Francisco a Tierra Santa en estos días es bastante densa. El que se llame "peregrinación" da a entender desde el inicio el sentido religioso básico que se le quiere dar a este viaje que, obviamente, tiene también una dimensión social y política.

Desde el punto de vista religioso el viaje tiene que contar con el hecho de que en Tierra Santa, la tierra de Jesús, se encuentran los judíos y los musulmanes, además de los cristianos. Así, la agenda papal prevé la visita de cortesía a los dos grandes rabinos de Israel en el Centro Heichal Shlomo, cerca de la Gran Sinagoga de Jerusalén y prevé también la visita al gran Muftí de Jerusalén en el edificio del Gran Consejo en la explanada de las Mezquitas.

Por lo que toca al ámbito cristiano el Papa Francisco tiene que contar no solamente con los católicos, sino con los ortodoxos y, por ello, se programó en Jerusalén un encuentro privado con el Patriarca Ecuménico de Constantinopla. Lógicamente, con los cristianos católicos se prevén varios actos.

La visita posee también su dimensión socio-política, por otro lado muy delicada, pues todos sabemos que la situación en Tierra Santa, y en medio Oriente en general, está afectada por serios conflictos.

En este campo, la agenda cuenta con el encuentro del Papa con las autoridades de Jordania, el encuentro con las autoridades palestinas y la visita al Presidente del Estado de Israel.

Naturalmente el Santo Padre está buscando que su visita y sus palabras contribuyan a la paz en esta región tan llena de divisiones, promoviendo el diálogo y los derechos humanos entre las diversas categorías religiosas y políticas que está encontrando.

Así, por ejemplo, con las autoridades jordanas resaltó su respeto a la comunidad musulmana, por un lado, notando también el liderazgo del Rey de Jordania en promover la convivencia serena entre los fieles de diversas religiones. No dejó de mencionar en su discurso el principio de la libertad religiosa, precisamente como derecho humano fundamental.

A las autoridades palestinas, después de agradecer la bienvenida, les manifestó su deseo que se redoblen los esfuerzos e iniciativas para crear las condiciones de una paz estable en la región, basada en la justicia, el reconocimiento de los derechos y en la recíproca seguridad.

En este mismo discurso se dirigió a los pueblos palestino e israelí, así como a sus autoridades a buscar la paz con valentía y firmeza. Creo que de algún modo volverá sobre el tema en otros momentos de su viaje.

Cabe destacar que en su visita ya se encontró con los refugiados y los jóvenes discapacitados en la Iglesia latina de Betania el 24 de mayo.

Después de evocar el bautismo de Jesús y agradecer a Jordania por su actitud valerosa en acoger refugiados de varios países, les pidió que se unieran a su oración por la paz, ofreciendo sus afanes cotidianos. Los animó también a colaborar en la construcción de una sociedad respetuosa de los más débiles.