Visión Social

Comunicación global

La clase de computación se llevaba ya en 1974 en algunapreparatoria pionera en este campo en la Ciudad de México. Todavía no sellegaba a la enorme expansión de la informática o de las ciencias de lacomputación, pero faltaba muy poco.

En Estados Unidos iniciaba el desarrollo de la llamada“cuarta generación” de computadoras, comenzaban a usarse los microprocesadoresy se daba entrada a las primeras computadoras personales.

Desde entonces, el uso de los sistemas informáticos anivel mundial ha cambiado sin duda la dinámica de la comunicación en el mundo atodos los niveles. La información circula a un ritmo jamás conocido y accesibleno solamente para quienes trabajan en grandes empresas o instituciones, sinopara mucha gente común.

Las potencialidades de los medios que tantos usandiariamente permiten establecer conversaciones privadas, inclusovideo-conferencias, resolver dudas tecnológicas, médicas, históricas, etc.consultando al momento algún sitio de la red, participar en congresos, recibiry generar noticias que pueden alcanzar personas que físicamente se encuentran amiles de kilómetros de distancia y muchas otras cosas.

Todo parecería fantástico, pero convendría reflexionartambién sobre la base antropológica y ética de esta nueva realidad que pareceenvolver a quienes nos acercamos a ella con la fuerza de un tornado y llevarnosa donde quizá no querríamos llegar nunca.

Por poner un ejemplo, en un artículo leía hace poco quelas especulaciones y venta de títulos basados sólo en promesas y no en bienesreales, lo que condujo a una crisis financiera global, no hubieran sidoposibles sin el uso de la red, para hacer posible que los títulos se pudierannegociar a cualquier hora del día, con cualquier interlocutor y sin un controlserio.

Otro campo notable en que se puede captar la profundidadde la problemática que se genera en el mundo de la información globalizada esel del espionaje. Habrá quienes consideren excesiva la reacción del gobiernoestadounidense sobre el caso Snowden, pero tendrán que concordar en que la fugade noticias toca un nervio delicadísimo de los sistemas políticos. Esto sehabía visto también en los llamados “wikileaks” y hasta en los “vatican leaks”.

La humanidad se encuentra con estas capacidades y almismo tiempo con graves dificultades para regularlas razonablemente, sinolvidar que todavía hay muchos que permanecen al margen del avance de estasnuevas tecnologías.

Un punto de partida podría ser la específica educación eneste campo. Los padres de familia tienen que preocuparse hoy en día nosolamente de a dónde van sus hijos físicamente, sino también virtualmente, y lasolución no es simplemente la prohibición sino la formación del criterio y lamaduración libre de los jóvenes.

Pero es necesaria también una respuesta a nivel políticono nada más en el plano estatal o nacional. El asunto es de interés global ypor ello las líneas de solución exigen la colaboración internacional que lleguea establecer acuerdos basados ante todo en la justicia y en el respeto de laspersonas, de su dignidad y de su libertad.