Tribuna

Los secretarios, en la misma mesa

El Presidente Enrique Peña Nieto celebró en Tampico sus primeros 18 meses de mandato, acompañado de la mayoría de los secretarios que componen el gabinete federal.

El suceso sigue aún vigente en el recuerdo de muchos.Durante el mismo tiempo de gestión, la visita fue tan ansiada, empujada, y en más de una ocasión desmentida, que así de pronto en diez días Peña Nieto estuvo dos ocasiones en Tamaulipas.

La más reciente, la de hace 48 horas ocurrida en Tampico, no tiene precedente, según cuentan. Es la primera ocasión que el mandatario sale de visita con casi todos sus secretarios.

La ocasión lo ameritaba, también dicen.

Por un lado le fiesta de la marina nacional, en la que varias dependencias federales tienen relación, porque no se trata de una celebración exclusiva de la Secretaría de Marina.

La otra, el arribo al primer cuarto de mandato. 18 meses definidos por los cambios estructurales para los que habrá otros tantos más y se puedan llevar a la práctica.

En las esferas oficiales, la segunda visita del Presidente a Tamaulipas arroja saldo positivo. En el ánimo popular, permanece el dejo de indiferencia por parte de la primera autoridad de este país.

El Centro de Convenciones de Tampico, sede la comida ofrecida por el Día de la Marina, fue el punto de encuentro para la clase política y empresarial de la entidad.

Juntos en un mesa, la mayoría de los secretarios estatales, muy bien portados, igual aleccionados o conscientes de que el escenario no era para aspiraciones personales.

Los titulares de Finanzas, Desarrollo Económico, Educación, Salud, Obras Públicas, Desarrollo Social y el general de Seguridad Pública, ubicados en un mismo lugar.

Diódoro Guerra, el más serio; González Salum, el más buscado de esa mesa; la secretaria Mónica, ocupó la mayor parte del tiempo en “textear” desde su teléfono móvil.

Tan pronto puso un pie del recinto, la maestra Magdalena Peraza Guerra fue directo saludar a su nuevo jefe Homero de la Garza, y luego fue de mesa en mesa para recibir felicitaciones por su regreso al erario.

La subsecretaria de Educación, Lucía Aimé Castillo Pastor, una de las más efusivas con la ex alcaldesa de Tampico.

Francisco Bolado también merodeó la mesa de los secretarios, pero a una seña Manuel Rodríguez Morales regresó a su lugar.