Tribuna

La reforma nos dará más alcaldesas

La reforma electoral en Tamaulipas avanza. Tras las reuniones de las comisiones legislativas del Congreso del Estado con competencia en el tema, se conocen de manera oficial más detalles de la nueva legislación local en la materia, que aplicará en 2016.

Los comicios del siguiente año están propuestos a realizarse el primer domingo del mes de junio, por lo que estamos a un año y 10 días de la celebración de la elección de elecciones.

Luego de elegir diputados federales, dentro de doce días, se dará a paso al conteo regresivo para la jornada en que se decidirá gobernador, diputados locales, y alcaldes, estos últimos acotados a solo 24 meses de gestión, pero con la opción de reelegirse por otro periodo de 3 años solamente. 

Que no quepa duda de que el proceso electoral siguiente y su respectivo periodo de campañas será más emocionante que en el que aún nos encontramos. Motivos existen, y de sobra.

La oposición está convencida que hoy más que nunca está más cerca de la alternancia, aunque los resultados del próximo domingo 7 de junio serán parámetro de que esa posibilidad aumente.

Se anticipa también que las campañas del 2016 tendrán su alta dosis de poner el acento en el ataque, el tema de la inseguridad será el combustible para poner a arder ese fuego que se avecina.

En la otra esquina no estará la mona de los cerillos. Los prospectos que puedan encabezar esa supuesta alternancia tienen una cola tan larga como su lengua, y que sin lugar a dudas será utilizada para hacerlos tropezar.

Otro asunto que ya se conocía de la reforma electoral, es el de la equidad de género, algo que como a nivel federal debió entrar por obligación más que por iniciativa de los propios partidos en reconocimiento a la mujer.

Pero más allá del cómo y el momento en que llega la oportunidad de que a la mujer se le abran más espacios, el tema es si las instituciones políticas tienen de dónde echar mano para cumplir con ese mandato legal de igualdad.

Está claro que partidos como el PRI y PAN tienen en sus filas cartas femeninas para cumplir y competir. En el caso de la zona conurbada saltan los nombres de Magdalena Peraza, Hilda Gómez, Montserrat Arcos, Griselda Carrillo, Beatriz Collado, y seguro que otras más que con la nueva ley electoral, pueden alcanzar la candidatura para gobernar sus respectivos municipios, pero sobre todo con posibilidades reales de lograrlo debido a su experiencia.