Tribuna

Otra realidad en seguridad

Una de las demandas frecuentes de los tamaulipecos, es la de vivir en un entorno de tranquilidad, seguida de mayor oportunidad de empleo, en ese orden.

Las dos solicitudes tuvieron respuesta en el mensaje de ayer del gobernador Egidio Torre Cantú, por su tercer Informe de Gobierno.Ambos temas están ligados, habiendo una cosa hay la otra.Tamaulipas, y por ende sus habitantes, están ante la oportunidad histórica de emprender una nueva etapa de crecimiento y prosperidad.

Lo anterior va ser posible con la aprobación de la reforma energética que propone el presidente Enrique Peña Nieto, para la cual hay un apoyo irrestricto, expresó el mandatario estatal.

Las posibilidades de un crecimiento económico, sin precedente, para nuestro estado, están centradas en la inversión pública que se realice en materia energética, pero también privada en mayor cantidad a partir del cambio a la Constitución en cuanto al petróleo se refiere, de esto último depende un inusitado desarrollo.

Mientras eso sucede, hay otro tipo de capital que sigue confiando en nuestro estado, con cada vez más inversiones, que al igual deben reflejarse en empleos y derrama económica.

Lo anterior puede ser posible porque la refundación de las instituciones locales de seguridad es una realidad, también lo acentuó el pasado domingo el mandatario estatal.De la misma manera se destacó que una eficiente coordinación con el gobierno federal en temas de seguridad pública ha traído consigo mayor tranquilidad.

La percepción general sobre el particular es de avance, aunque sin echar campanas al vuelo, señalan que aún hay bastante por hacer, prefieren que la entidad sea una auténtica tierra para la inversión y no que las decisiones sean tomadas porque la balanza indica que las ganancias todavía pesan más que los riesgos.Ayer un jardín de niños fue saqueado por segunda ocasión en un mes.

Los ladrones tuvieron el tiempo suficiente para romper candados, doblar protecciones de metal, y sacar más de media docena de computadoras y equipo de sonido, se llevaron hasta una alcancía que los niños guardaban con entusiasmo para contribuir al Teletón, y hasta la foto del gobernador.

La falta de cobertura en la estrategia de vigilancia otra vez exhibida, la ausencia de policías para brindar la más básica de las protecciones quedó confirmada. 

Pasos avanzados en materia de seguridad, pero que a nivel micro no se perciben.