Tribuna

La política, ¿solo para políticos?

El arribo de personajes populares en la carrera de la política no termina de ser asimilado por los ciudadanos, generando con ello reacciones de todo tipo.

Hay quienes si no lo celebran, aceptan el resultado final que significa la llegada de rostros nuevos al ámbito de la competencia política, tal vez hartos de que siempre sean los mismos los que aparecen en las boletas electorales.

El otro lado de la moneda son los que se escandalizan por la presencia de improvisados, así es lo menos que les dicen, o que solo se están prestando con su nombre para sumar votos a partidos de reciente creación, “chiquillada” les llamaba el ex presidente Fox, para que no pierdan su registro, con su respectiva gratificación de por medio evidentemente.

Vale la aclaración que todo ciudadano así como tiene el derecho de elegir a sus gobernantes y representantes, también lo es para ser votado, sin importar que sea artista, actriz o actor, deportista o cualquier otra vocación.

Es así como de manera reciente el futbolista Cuauhtémoc Blanco o el actor Sergio Mayer, al ser nominados por diferentes partidos políticos para aspirar a un cargo de elección popular, volvieron a poner vigente el tema de si es correcto o no que personas con un nombre reconocido en el ámbito de la farándula y el deporte incursionen en la política. Legal, sí es, lo otro es subjetivo.

De acuerdo con nuestra leyes, el camino para que un ciudadano aspire a representar los intereses de una comunidad vía mandato popular es mediante, propuesto o representando a un partido político con registro oficial, que en este momento son 10 diez a nivel federal, cabe hacer mención.

Una opción nueva pero incipiente son las candidaturas independientes, permitidas por los diputados federales que representan a los partidos políticos en vez de a los ciudadanos, solo así se entiende el montón de requisitos e imposibles de cumplir en tan breve tiempo para los que quieren llegar al poder sin el apoyo de unas siglas.

Si la incursión del Temo en la política, del ex cantante de La bolita o de una ex seleccionada femenil de futbol por el estado de Quintana Roo resulta escandalosa para las buenas conciencias que afirman que “zapatero a tus zapatos”, con ese mismo cristal habría que mirar cómo nos ha ido con los políticos de carrera, esos que saltan de puesto en puesto, y con los que hoy nos gobiernan, ¿a poco son tan eficientes en su desempeño porque a eso se dedican desde hace años?