Tribuna

Los partidos inventan el agua tibia

A la par de la expectativa que rodea al proceso de selección de candidatos para las elecciones federales de 2015, otro tema que empuja en atrapar la atención es el que se refiere a que los partidos políticos han ofrecido postular a mujeres y hombres a prueba de cualquier señalamiento moral y hasta judicial.

En ese tema han dedicado todo su empeño para decirnos que las propuestas que aspirarán al Congreso pasarán por filtros médicos, legales y hasta fiscales, con la finalidad de ofrecer candidatos libres de drogas, con una comprobación de bienes patrimoniales incuestionable y sin presunción de líos penales.

El fantasma de otro Abarca, el más reciente pero no el único, se ha convertido en una losa moral muy pesada para las instituciones políticas, que de esa manera intentan que una sociedad tan desanimada como nunca les regrese la confianza.

Ya el Instituto Nacional Electoral (INE) advirtió que no es su materia instalarse en un centro de inteligencia para investigar a los candidatos. Eso es responsabilidad de los partidos, aclaró.

En Tamaulipas, tanto el PRI como el PRD han tocado abiertamente el tema. Afirman que sus propuestas pasarán hasta por pruebas antidoping.

Alberto Sánchez Neri, líder estatal del partido del sol azteca, afirmó hace unos días que acudirán a la PGR para solicitar que sus 16 candidatos para Tamaulipas que surjan tras el proceso interno sean investigados.

Quien fuera candidato a diputado federal en la elección de 2012 además aseguró que la petición irá acompañada de un examen toxicológico y su respectiva declaración patrimonial.

Estas buenas intenciones además de parecer que buscan un fin más mediático que de reconciliación con la sociedad, ¿no se supone que lo hacen siempre los partidos políticos?

Eso de ir a la PGR a pedir que investigue a sus candidatos, ¿que acaso no saben de qué gente se rodean? ¿Para qué entonces tantos millones de presupuesto? En fin, habrá que creerles, al PRD y al resto de los partidos políticos, que esta vez los ciudadanos tendremos la certeza de que las opciones a elegir serán buenas propuestas pero además buenas personas.

Por cierto, el PRD no buscará fuera de su militancia los candidatos para dar la batalla en la elección del próximo año. Y es que eso de prestar el membrete a políticos corridos de otros partidos solo les ha traído baja votación y puras deudas, según confían.