Tribuna

Seis meses sin saber qué pasó bajo la peatonal

Han pasado seis meses de que ocurrió una explosión en la red subterránea que alimenta de energía y otros servicios a los negocios, oficinas y hasta un centro social establecidos en la peatonal Salvador Díaz Mirón, y aún no saben las causas que la originaron.En la madrugada del miércoles 5 de febrero un estallido bajo el suelo de la céntrica calle comercial ocasionó daños en tres negocios, según el reporte oficial del momento, y generó que más de media docena permanecieran cerrados por las maniobras de remediación.Debido a la magnitud del acontecimiento, 48 horas después del mismo se anunció con bombo y platillo que un perito de la Secretaría de Energía (Sener) estaba al frente de los trabajos que concluirán con el dictamen sobre qué fue lo que pasó, cuáles fueron las causas, así como las medidas a tomar para reducir riesgos a cero y evitar daños de mayor trascendencia.

También se presumió la creación de un “comité de evaluación y prevención de riesgos” integrado por secretarías y direcciones municipales, así como prestadores de servicios públicos y privados.Eran los tiempos de José Antonio Marín Flores como director de Protección Civil de Tampico, el mismo que a la caída de un trozo del edificio del ex hospital civil, montó un aparatoso operativo sobre calle Altamira, para retirar el revoque del vetusto pero histórico inmueble, aunque nunca se supo si para ello tuvo permiso de la autoridad federal encargada de preservar las sedes protegidas.

Marín Flores ahora se encarga de la política social del municipio, y la respuesta a los tampiqueños de qué ocasionó la explosión de la zona centro se le endilgó a Eduardo Zamorano Riestra, tal vez por su experiencia de poner la cara en casos complicados de protección civil.No es asunto menor lo que se está dejando de hacer en este caso, porque a la fecha no se sabe qué o cuáles fueron las causas que ocasionaron el estallido, entonces no se tiene identificado la raíz del problema, y por consiguiente lo que sucedió el ya lejano 5 de febrero por la madrugada puede volver a ocurrir, ya que no se ha atendido, ¿se imagina que pase a la luz del día y en pleno movimiento peatonal?Pero mientras Protección Civil de Tampico se hace bolas en argumentar la falta del urgente dictamen, los tampiqueños podemos estar tranquilos ya que las vacaciones de verano para burócratas habrían sido un motivo para la prolongación en la espera del fallo del especialista, pero como el asueto ya finalizó, es cuestión de días para la esperada respuesta o, ¿acaso lo de la comisión especial y el perito especialista fue puro show?