Tribuna

Por qué se debe invertir en espacios públicos

El boxeador tamaulipeco Raúl Curiel García enfrentó hoy un nuevo compromiso como representante mexicano en un torneo internacional de la especialidad. El oriundo de Tampico sigue siendo noticia, de las pocas buenas que hay por estos lares.

Como parte del equipo azteca que compite en la Liga Mundial de Boxeo, el púgil jaibo dirimirá supremacía ante un oponente de Azerbaiyán, país asiático de lo que fue la Unión Soviética, auténtica potencia del pasado y en la actualidad en este deporte.

Para quienes aún no lo sepan, Raúl Curiel El Cúgar (no podía faltar el sobrenombre en este deporte y como ahora le conocen sobre los encordados), es de los contados que ya tiene el boleto en mano para representar a México en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el año próximo, ni más ni menos.

Bueno pues este joven tampiqueño que apenas anda en los veintitantos años, hoy buscará darle lustre al boxeo mexicano y al deporte tamaulipeco.

Seguro que el camino para llegar hasta donde se encuentra ahora no ha sido fácil, sobre todo en un deporte en el que la carencia económica no es buena consejera. Pero Curiel no fue seducido por el canto de las sirenas, y ha aguantado la tentación del golpe del dinero que acompaña la invitación a incursionar en el profesionalismo. Seguro que su familia ha jugado un papel determinante.

Los orígenes de Raúl en el deporte se remiten a la práctica en espacios públicos de la ciudad, esos que hoy en día están descuidados por falta de inversión pública y vigilancia.

Ahí con el esfuerzo de sus padres y primeros instructores empezó a escribirse su historia en el deporte. A Raúl Curiel el apoyo oficial llegó después de algún tiempo de haber demostrado su talento.

La historia de éxito de Curiel García vuelve a mostrar que la clave para tener a niños y jóvenes entretenidos, es la inversión en mantener en buenas condiciones los parques públicos, pero también en programas de actividades multidisciplinarias.

Se trata de llevar a todos los sectores el deporte y la cultura, ahora se le llama programa de prevención del delito, el cual por cierto se encuentra detenido por falta de recursos debido al periodo de campañas políticas, por lo que niños, jóvenes y sus papás deben esperar a que tengan lugar las elecciones para tener lugar en el proyecto.