Tribuna

La caída de otro líder petrolero

La detención del líder petrolero Juan Silva Villanueva se da en un momento importante de cara al futuro de lo que ahora se llama empresa productiva del Estado, Petróleos Mexicanos.

Por principio de cuentas la captura se da luego de varios años de permanecer en poder de un ministerio público, de un buen tiempo que pasó tras la denuncia, averiguaciones, consignación a un juez penal y liberación de orden de aprehensión, eso tiene una lectura

Pareciera que quien dio la instrucción que el “guardadito” contra el líder sindical se mantuviera frío por lustros pero vigente, esperó el mejor momento para reactivarlo y con ello dejar claro que los cacicazgos ya no caben en el nuevo Pemex.  

El asunto por el que Silva Villanueva hoy se encuentra detenido, aunque en la cama de un buen hospital particular de Tampico, tiene su origen en Ébano y se habla de un fraude millonario contra jubilados de la otrora paraestatal.

Al respecto el juez penal Alejandro Hernández Castillo, quien tiene a cargo el caso, evitó ventilar detalles sobre el expediente que pesa sobre Silva Villanueva por ser un “asunto delicado”, y sobre el monto del fraude cometido soló respondió que es por “mucho” dinero. 

El ahora detenido es un personaje que con el amparo del sindicato petrolero acumuló un poder político importante. Cuando no era integrante del cabildo altamirense la hacía de funcionario de la administración municipal. En la reciente su hijo es regidor.

¿Será que don Juan quedará en el desamparo? Lo que sucedió tras su captura supone que no, por el momento. Se sabe que las amistades políticas que tiene en Altamira, solicitaron a los captores del eternizado líder sindical todas las atenciones. Su petición fue llevada hasta Ciudad Victoria. Alcanzó para quedarse en un hospital.

Por cierto su hijo, el ahora representante popular, tal vez formando en un seno autoritario, cree que él también puede controlar y manipular. Juan Silva junior negó varias veces que su padre hubiera sido detenido.

Un juez penal en Valles, un grupo de jubilados petroleros perteneciente a la sección 3 que acudieron a esta redacción para dar su apoyo al líder en desgracia, y el nombre Juan Silva Villanueva afuera de la habitación 220 del hospital privado con custodia de dos policías estatales, coinciden que el detenido sí es don Juan.