Tribuna

Vacunación, sin riesgo: IMSS

Lamentables noticias llegaron el fin de semana desde Chiapas. Dos neonatos perdieron la vida debido a la reacción negativa a una vacuna, según la información que se tiene hasta ahora, y más de una veintena fueron puestos bajo estrictica vigilancia médica por presentar síntomas de rechazo.

Lo anterior ocurrió en una comunidad del municipio de Simojovel. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en sus instalaciones ocurrió el hecho, suspendió la aplicación de la vacuna, a la par que realizaba una investigación para conocer qué fue lo que realmente sucedió.

Como es de esperar, la información llegó con la velocidad de los tiempos a todo el país. Cada quien la interpretó como su juicio le dio a entender, en el peor de los casos quien no se enteró por sí mismo, le fue contada, con el riesgo que esto implica, al pasar de muro en muro como es ahora con eso de las redes sociales.

“El Instituto inició una investigación para identificar la causa de dichos acontecimientos. En tanto se concluyen las investigaciones, se ordenó la suspensión preventiva de la administración de estas vacunas a nivel nacional”, se informa en el comunicado 031/2015 del IMSS.

Como era de esperarse, el temor se apoderó de los derechohabientes del IMSS, y debido al acostumbrado “dicen que dijeron” la sensación se extendió a los beneficiarios de los otros servicios de salud públicos. 

Casi 48 horas después del suceso se informó: “la suspensión temporal de la vacunación es sólo respecto de los lotes de vacunas identificados en el municipio de Simojovel, que corresponden a la vacuna de Hepatitis B(…)”

Así de claro, la vacunación en particular se sigue realizando en las instalaciones del IMSS de todo el país, excepto en Simojovel, Chiapas, donde ya se tiene identificado el lote en cuestión. Un anuncio que se debe replicar cuanto sea necesario para así evitar interpretaciones equivocadas.

Lo que se debe impedir a toda costa es caer en ambigüedades. Si es cierto, y sí que lo es, que “las campañas de vacunación han demostrado ser una de las estrategias de salud pública con mayor efectividad para disminuir la presencia de enfermedades prevenibles en la población” (comunicado 034/2015 IMSS), no cabe decir que la decisión de inmunizar, en este momento de desconfianza, queda a la decisión de los padres, como si los miles y miles de los derechohabientes tuvieran los medios para ir a buscar la vacuna a una institución más confiable como se suele decir de las particulares.