Tribuna

Tránsito, otra vez en la mira

La ocurrencia de accidentes automovilísticos en la ciudad, algunos con saldo funesto, obliga a poner toda la atención y a tomar medidas urgentes que eviten que sucesos como el del sábado en la avenida Hidalgo se repitan.

Ante la relajación de la vigilancia vial, si es que la hubo en el pasado, los automovilistas hemos olvidado que existe un reglamento que se debe cumplir. Los límites de velocidad no se respetan pero tampoco hay quien se encargue de hacerlos valer.

Al respecto se reconoce una falta de elementos de tránsito para tener una cobertura completa, así como tampoco se cuenta con los vehículos para realizar las tareas de vigilancia, aunque tampoco debe ser un pretexto para de plano no hacer nada.

Ante el déficit de personal y de patrullas, se solicitó el apoyo del gobierno del estado para cubrir los pendientes.

Pero mientras se cubren las vacantes que existen en la dirección de tránsito y se liberan recursos para la compra de automóviles y motocicletas, algo se tiene que hacer de inmediato para que se respeten los límites de velocidad. 

El alcalde Gustavo Torres Salinas ha tomado cartas en el asunto al dar la instrucción a la dependencia que encabeza el capitán Enrique Pavón Enciso, a presentar a la de ya un plan para poner atención a los puntos críticos en cuanto a niveles de velocidad en la principal avenida que tiene el puerto.

Habrá que estar pendiente de la respuesta del militar en retiro responsable de la vigilancia vial en la ciudad, para la implementación de las medidas urgentes ordenadas por su jefe el presidente municipal, y no ocurra lo mismo que hace meses cuando otro atropellamiento trágico en el cruce con calle Moctezuma.

En aquella ocasión se dispuso de agentes de tránsito para con medidores de velocidad inhibieran a los automovilistas, lo cual duró solo un tiempo y ante la falta de continuidad, la avenida se volvió a teñir de sangre, a unos metros del anterior accidente funesto.

Los números del primer fin de semana de vacaciones de verano, en otro tema, son alentadores. Los paseos de la zona lucieron gran afluencia lo cual también se ve reflejado en el sector comercial.

El único pero, es que hay servidores públicos en Ciudad Madero que se olvidan que son eso, y les molesta que se les busque en domingo para hacer su trabajo, que no es otra cosa que confirmar que el municipio, que le paga su salario de secretario, es el destino más visitado de todo Tamaulipas.