Tribuna

Tamaulipas, su turno en la reforma electoral

Los diputados que integran la LXII Legislatura de Tamaulipas deberán entrarle a la reforma electoral en los primeros meses del año que mañana comienza.

Se trata de armonizar la ley local a los cambios que realizó el Legislativo federal en la materia.

Uno de los puntos que más interés genera es el que corresponde a la alineación de al menos uno de los comicios locales a una elección federal, que para el caso de nuestro estado, deberá ser la del 2018.

Tamaulipas tendrá elecciones locales hasta el 2016, en la que se renovará la gubernatura, además del Congreso del Estado, así como los 43 ayuntamientos.

Lo anterior obliga a que los diputados locales actuales le entren ya al análisis, discusión y aprobación de los cambios, tanto de la ley electoral como a la constitución local.

Antes del arranque del proceso electoral 2015-2016, las reglas deberán quedar establecidas, entonces se sabrá cuál o cuáles de los tres cargos públicos a elegir sufrirán, por única excepción, la reducción de su ejercicio.

Un gobernador de dos años es una de las opciones, tal vez la más remota, por lo que significa el encargo, pero en política todo es posible, como ya se decidió en el estado vecino de Veracruz, que tendrá un gobierno de transición a partir del 2016 y que se renovará en 2018 para de esta manera cumplir con el mandato federal.

Las otras opciones para Tamaulipas son diputado local o alcalde de dos años, algo que es más posible si se considera que la reforma federal en materia política considera la reelección en ambos casos. Entonces es probable que haya legisladores locales y presidentes municipales de mínimo 5 años.

Los actuales diputados locales ya tuvieron una primera reunión sobre el particular, y si bien nadie toma la iniciativa de dar más luz al respecto, tras sus declaraciones se puede deducir que se decidirán por alinear la elección de sus predecesores con los comicios federales del 2018.

Karen Romero de Meníndez, en otro tema, estaría tomando la delantera en la carrera de obtener la candidatura del PRI por el séptimo distrito, que incluye las ciudades de Aldama, Altamira y Ciudad Madero.

Además de ser mujer, la edad de la directora del DIF e hija del alcalde Esdras Romero Vega, es el factor que le hace sacar ventaja sobre la secretaria de Desarrollo Humano y Social de Altamira, Griselda Carrillo Reyes.

Además del género, su partido estaría cumpliendo con la cuota de juventud que aplica para esta vez en la selección de candidaturas.