Tribuna

Reelección inmediata, una realidad

El país se apresta a escribir una nueva historia. La clase política actual, con algunos integrantes sumando décadas de pertenecer a ella, se puso de acuerdo para asegurar más años acaparando puestos de elección popular.

Cuando parecía que se avanzaba en despolitizar el único camino que existe para hacer efectivo el derecho de ser votado para encabezar los intereses de una comunidad, se abre una puerta para que los mismos que llevan tiempo viviendo del erario lo sigan haciendo.La reelección de diputados federales a partir del proceso electoral del 2015 y senadores a partir del 2018, codiciada en el pasado, será una realidad tras la aprobación en lo general en el Senado.

Se llama reforma política, y también considera que alcaldes junto con síndicos y regidores repitan por un periodo consecutivo más al igual que los diputados locales, aunque para ello en cada entidad se deberán de realizar los cambios a las constituciones locales, pero el aval está dado.

La clase política otra vez decidiendo por la comunidad, es cierto es facultad entregada en las urnas, pero también lo es el generar bienestar, seguridad, desarrollo, y eso dicen que lo hacen con la aprobación de más presupuesto.Mayor gasto para desarrollo social, pero el país sigue fraccionado entre unos que siguen acumulando riqueza y otros muchos sin acceso a lo mínimo indispensable para sobrevivir.

Presupuesto mayor a educación, pero siguen faltando escuelas, mobiliario y maestros. Más a seguridad pública, aunque de 5 años a la fecha se vive una ola de inseguridad que parece no tener fin.¿Es la reelección de senadores, diputados y alcaldes lo que el país necesita en estos momentos? Habrá los que sí lo crean, pero también los que no, y de ese lado hay quienes nos preguntamos sin tener los mismos legisladores y ediles, ¿garantiza el progreso tan deseado por muchos?Continuidad legislativa y mayor inversión pública, es lo que se ofrece para crecimiento del país hasta ahora, pero además una real fiscalización de los recursos, así como una eficiencia en el ejercicio del gasto, son temas en los que también se debe legislar con urgencia, porque nunca son suficientes los presupuestos, y cada vez son más altos, para acabar con las necesidades históricas de este país.