Tribuna

Prohibido el “trágame tierra”

Los hundimientos en el sur de Tamaulipas no son de ahora. Se cuentan de dos en dos hasta alcanzar una cifra de par de dígitos. Lo que pasa es que los más recientes, o los dos antes del último, fueron escandalosos, lo que hizo que los ojos de muchos voltearan hacia este rinconcito del estado, donde la expresión “trágame tierra” ya está prohibida porque se cumple, es lo que se dice.

Es tanta la atención que tiene tal asunto que, durante la mañana de ayer, se corrió el rumor que otro pudo haber ocurrido en Tampico.

Nada, un choque -igual de impresionante que el socavón de la calle 10 que se tragó un camión de 30 toneladas-, mantuvo cerrada la Avenida Hidalgo durante medio día.

En la propuesta de informativa de los últimos días, el tema de hundimientos encuentra un lugar principal. Sobre el mismo se han tomado acciones correctivas pero también preventivas.

Ciudad Madero, que va saliendo de los acumulamientos de agua tras cualquier lluvia con las respectivas afectaciones a decenas de familias, ahora le tiene que hacer frente a los hundimientos. Los más impresionantes en un mismo perímetro, la Jalisco y calle 10.

El alcalde Andrés Zorrilla atiende la situación. El primer evento lo tomó fuera de su municipio, pero a su llegada esa misma noche, ordenó acciones inmediatas para corregir, atender y prevenir algo que es una problemática de lustros para la ciudad.

La exploración con tecnología en zonas identificadas con suposiciones como de probables socavones, hasta determinar la prohibición de unidades pesadas por tales áreas, son las medidas que se están tomando, en las cuales se tiene el apoyo de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Protección Civil estatal, y Comapa, que por cierto no cuenta con un mapeo de la situación, aquí la respuesta al problema.

La situación urge a tomar acciones, que ya se están haciendo, en el caso de Madero, y según en Tampico también. Se requiere de un verdadero trato y no de la aplicación de mejoralitos o aspirinas, como se venía haciendo.

Es evidente que se necesitan de grandes inversiones de recursos, aunque en este momento el discurso oficial es señalar que los que se fueron se llevaron hasta el papel de baño. Pero en campaña los hoy mandatarios se vendieron como solucionadores de problemas, y eso deben refrendar en estos tiempos de supuesta dificultad económica, ¿o qué, solo son administradores de abundancia?